Vacaciones por el País!

La última semana fue muy especial para mi, porque tuve la oportunidad de conocer y recorrer Salta y Jujuy, dos provincias que no conocía y que a cada kilometro recorido me sorprendieron más y más. También una experiencia única el poder haber hecho 4415 kilometros con mi mujer y mis tres hijas. Una experiencia que a pesar que muchos me decían que no entendían como iba a hacer, hizo que aún se pueda disfrutar más y sea especial.

Increiblemente, coincidimos con dos de mis hermanos que viajaban también al norte, pero a Formosa. Uno de ellos, Iván, desde su Newsletter Digital www.sellingpoint.com.ar compartió una anécdota que me tomo el atrevimiento de compartirla yo también, ya que el mensaje que deja y de quién viene, es importante para cada uno de nosotros en cada uno de nuestros días.

Espero que la disfruten tanto como yo.

Reflexiones desde el Bañado La Estrella
Por Iván de Olazábal
“Una semana recorriendo Formosa. Internándonos en el interior de una de las provincias más pobres del pais, a priori con pocos atractivos turisticos. Pero como para opinar hay que conocer, allá fuimos.

Formosa capital, Clorinda, Pirané, Las Lomitas, Laguna Yema, Ingeniero Juarez, y cantidad de poblados, puestos y fortines desparramados por una geografia todavía bastante intacta respecto al avance del hombre. Parque Nacional Pilcomayo, Reserva Natural Formosa, y el Bañado La Estrella, tres puntos altos para conocer y vivenciar la naturaleza brutal de una provincia con enormes contrastes.

Fué en el Bañado La Estrella donde ocurrió esta anécdota. Una de las tantas vividas en pocos días, desde visitas a talleres por problemas mecánicos, la hospitalidad de todos, el funcionario corrupto de turno, los caminos rotos, los surubíes enormes, etc. Pero si hay que elegir, elijo esta. Por la enseñanza que conlleva.

Excursión al Bañado La Estrella (uno de los tres humedales mas grandes de Sudamérica, junto a los Esteros del Ibera y el Pantanal de Brasil). Desde Las Lomitas, 84 kilómetros en camioneta hasta Fortín Soledad, cerca del Pilcomayo y el límite con el Paraguay. Allí nos esperaba Carlos, nativo del lugar, 35 años, cinco hijos.
Era quien conduciría nuestra piragua por los recovecos del Bañado. Maestro de la conducción y conocedor de cada rincon del humedal, Carlos nos permitió conocer de primera mano fauna, flora y geografía de uno de aquellos lugares maravillosos y a la vez desconocidos de nuestro país.

Un día entero navegando, y la posibilidad de hablar y conocer, de la mano de un local la realidad de cómo se vive en los arrabales del país.

Nos habló acerca de su familia, la construcción de su casa, cómo un cuchillero le usurpó la casa anterior, la salud, el futuro de sus hijos y sus expectativas de progreso. Cuando se tocó el tema trabajo, nos contó de su actividad como cazador de curuyú(boa que vive en el Bañado y de la cual se exporta su cuero), su actividad como ganadero junto a su padre y hermanos, y su sociedad con Puli, el guía con quien lleva adelante las excursiones. Las siguientes palabras nos las comentó casi textualmente, y les pido a quien las lea que tenga en cuenta que quien las dijo vive en Fortín Soledad y fué criado en el interior del Bañado La Estrella, en Formosa.
Acá van:
Yo nunca estoy sin hacer nada.Todos los días sé lo que voy a hacer al día siguiente. No puedo levantarme si no se que voy a hacer esa jornada. Si no es temporada de caza de curuyú, o no tengo excursiones. estoy con las vacas. Acá no labura el que no quiere. Por eso hay tanta envidia cuando uno trabaja y progresa. Yo tengo 35 años, y si no doy todo ahora se que en el futuro será mucho mas dificil. No se cuánto tiempo mas me acompañará la salud, por eso me esfuerzo todo lo que puedo“.

Actividad, planificación, esfuerzo y constancia
.
No lo dijo un capo de marketing o ventas. Lo dijo, con sus palabras, el humilde Carlos, nuestro timonel de lujo en un paraje olvidado de nuestro país. Tantas veces nos quejamos de triviales inconvenientes para desarrollar nuestra actividad, inventamos excusas, echamos culpas, etc.
Seguro que Carlos tiene algunas dificultades mas que nosotros. Sin embargo, con alegría y determinación, sigue adelante cada día.

Gracias Carlitos, nunca te enteraste la lección que me diste.”

Gracias Iván por compartir esta anécdota!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s