UN NUEVO CAMINO

Es verdad que cuando uno va creciendo, y no digo de los 20 a los 21 años, sino crecer en serio, cuando podes contar tu vida de a decenas (por suerte llevo solo 4), errado comienza a creer que los amigos que ya hizo, son los que van a perdurar y que es muy difícil hacerse nuevos amigos, pero amigos amigos, como los de antes.

El camino de la Fe, es un camino de entrega, un camino de entregarse, un camino desconocido para nosotros en el que sin ninguna duda debemos abandonarnos al otro para vivirlo con intensidad. O como decía Fray Juan Pedro “hacer la plancha en Dios” que te lleva solo.

Anoche, tuve esta experiencia. Con un grupo de otros 15 adultos, comenzamos un nuevo camino, comenzamos la preparación de un Retiro espiritual. Este Nuevo Camino, es un camino de alegría, de esperanza, de transformación, y también un camino de Crisis. Si, ya sé. Cuando hablamos de Crisis pensamos que todo está mal, pero no es así, Crisis según Wikipedia significa:

Crisis (del latín crisis, a su vez del griego κρίσις) es una coyuntura de cambios en cualquier aspecto de una realidad organizada pero inestable, sujeta a evolución; especialmente, la crisis de una estructura. Los cambios críticos, aunque previsibles, tienen siempre algún grado de incertidumbre en cuanto a su reversibilidad o grado de profundidad, pues si no serían meras reacciones automáticas como las físico-químicas. Si los cambios son profundos, súbitos y violentos, y sobre todo traen consecuencias trascendentales, van más allá de una crisis y se pueden denominar revolución.

Entonces entiendo que Crisis es cambio y evolución. Y ahí es donde me quiero quedar. Porque ayer viví  una “crisis”, un cambio y evolución.

Conocí a otras 15 personas que me recibieron como si nos conociéramos de siempre. Comenzar a abrirme, compartir mi vida, pedir ayuda, ayudar y saber que lo hacemos desde la Fe, tiene que ver con este nuevo camino que comienzo y que todos los días comenzamos. No tengo duda que de acá saldrán NUEVOS BUENOS AMIGOS, pero amigos desde Dios.

El 3 de septiembre pasado, les contaba sobre mi ENTRETIEMPO. Este retiro espiritual que me debía y que esperaba con tantas ganas. Después compartí con ustedes MI TESTIMONIO, donde pude mi vivencia del retiro, contándoles lo que era el “Crecer en el Decrecer” una vez que pasamos “La mitad de la Vida”.

Este nuevo camino está ligado a Entretiempo, está íntimamente ligado a la Fe, ligado en confiar que somos instrumentos para que otros, como vos, puedan vivir esta experiencia de auto conocimiento, esta experiencia de Dios. Que sin duda, nos preparará para fortalecernos y encarar nuestro “SEGUNDO TIEMPO” de vida renovados, y sabiendo que podemos cambiar lo que no nos gusta de nosotros, haciéndonos cargo de nuestra propia vida, sin tirarle la culpa a terceros.

Ya te voy a ir contando sobre este Nuevo Camino, te voy a ir diciendo como lo vivimos, y especialmente invitarte a reflexionar sobre vos y tu mundo, vos y los otros, vos y Dios.

Saludos,

E

4 pensamientos en “UN NUEVO CAMINO

  1. Hola Ezequiel! Tantísimo tiempo! Qué sorpresa y qué maravilla leer estos pensamientos tuyos… pero sobre todo, qué identificada me siento con éste concretamente, donde hablás de los amigos, del camino andado y de animarse a lo nuevo. Será que me estoy encontrando desde otro lugar con Dios, ese Gran Amigo que nos espera siempre, que nos tiene tanta paciencia y que sabe cómo llegar a nosotros, qué tecla tocar para que podamos “darnos cuenta”, no?
    Un cariño inmenso para todos los Olazábal, a quienes siempre recuerdo con todo mi corazón 🙂
    Agus

  2. hola ezequiel.
    quiero esa foto en la fotopalabra!!! la tenes en buena definicion.
    muy bueno el blog.

    ale

  3. Hola Cheque!!!
    Muy buena tu reflexión de la reunión del lunes. Es realmente muy lindo poder compartir experiencias con otros en situaciones similares. Este momento de la vida es muy particular, porque es momento de asumir muchas cosas, sobretodo algunas limitaciones que son propias de la edad. Este asumir es dificil y es sólo la primera parte del proceso, después hay que hacer efectivo el cambio en nuestra vida. Como bien lo ponés en tu reflexión, hay que dejar de pararse en nuestras propias fortalezas y empezar a apoyarse en Dios. Este cambio implica además un verdadero acto de Fé. Pienso que la calidad de nuestra vida a partir de la crisis de los 40 se sustenta principalmente en nuestra capacidad para tener Fé en el amor de Dios que es infinito e incondicional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s