MOVERNOS DE NUESTRO EJE.

Trabajar 6 días por semana, 12 horas por día. Ver a tus hijos dormidos por la noche, contar con solo el domingo para disfrutarlos y descansar. No poder ocuparte de tu salud, de tu alimentación, de tu cuidado personal… tanto sacrificio, e igual los ingresos no alcanzan. Y aunque alcancen, justifica todo lo que nos perdemos?

Leo esto y me da vértigo, pienso: “pobre tipo” y entonces me hago otra pregunta ¿por qué llegar a esto?

Cuanta gente conocés que tiene este ritmo de vida? De qué sirve tanto sacrificio si justamente pierde todo lo que está buscando?…

En la búsqueda de mejorar su calidad de vida, la gente busca un cambio de trabajo que permita eso. Yo,  por calidad de vida entiendo mejorar el tiempo con mi mujer y mis hijas, poder dedicarle tiempo a mi salud (gimnasio, alimentación, salud en general), a mi desarrollo espiritual, etc…

Entonces: OK, logramos dar el paso y cambiar, pero cambiar a que?, porque para lograr eso destinamos más tiempo, más esfuerzo…. Entonces me vuelvo a preguntar: ¿para qué? Para no ver crecer a tus hijas? Para no poder compartir con ellas sus tiempos? Sus cosas importantes? Sus reuniones en el colegio? Para no poder comer con ellas? Para quedarte dormido cada vez que querés conversar con tu mujer? Para no poder ir al gimnasio? No poder almorzar con un amigo?

Sumale a todo esto la inseguridad (ya habitual) de mantener un trabajo –cualquier trabajo- en esta Argentina tan poco segura, tan irrespetuosa con las instituciones, tan concentrada en su propia billetera. Cómo proyectás? Cómo avanzas?

Siempre, indudablemente, cuando buscamos un trabajo, partimos de un deseo o ilusión de una vida mejor. Un ideal de cambio que nos permita trabajar las horas justas, los días justos, con el nervio justo y que nos permita hacer deporte, compartir con tu familia, poder tener un fin de semana, un paseo o lo que sea.

Conozco mucha gente que vive por la plata, y no importa lo que sacrifique, no importa lo que pierde, lo que importa es que su cuenta bancaria crezca. Lo más triste, es que cuando hablan cuentan una historia que difiere de 0 a 100 de su realidad. Triste, muy triste.

Hoy en día, la vida de la gran ciudad (y n o tengo dudas que se repite en cualquier gran ciudad del país y del mundo) te come el cerebro. Te atormenta con su ruido, con su agresividad, con su violación permanente a tu alma.

Educar hijos en ese contexto se convierte en una tarea gigante, simplemente porque no tenemos el valor de cambiar. No tenemos el valor de movernos de nuestro eje y subirnos a uno (que no conocemos) donde el tiempo dure lo que debe durar, donde la gente hable y otros escuchen, donde podamos pensar y ocuparnos de las cosas importantes. Donde el trabajo sea el medio para lograr nuestros objetivos y no el fin.

Cuantas veces pensamos en esto? Lo pensamos?… a mí me da miedo tan solo pensarlo, porque me obliga a actuar, me obliga a cambiar!!!

Creo también que como sociedad somos realmente temerosos, sumisos… nos bancamos cualquier cosa y todo está bien.. Todo nos da lo mismo, nada nos conmueve y nada nos completa… // Los golpes de conciencia llegan muchas veces de la mano de perdidas grandes, un padre, tío, hermano, amigo… y ahí es cuando nos replanteamos todo, absolutamente todo…. pero a la mañana siguiente, el somnífero de nuestra vida nos hace efecto otra vez y todo vuelve a la normalidad.

Hoy leía la entrevista a Martiniano Molina, ex chef mediático y su cambio violento de vida… decidió no transar con el sistema y fundamentalmente decidió ser feliz.

Cómo supongo que querés ser feliz igual que yo… QUE ESTAS HACIENDO PARA QUE ASI SEA? Lo único constante es el cambio, así que tratemos de no esquivarlo.

Buena semana,

Ezequiel

6 pensamientos en “MOVERNOS DE NUESTRO EJE.

  1. Cheque querido, muy bueno y muy real…Yo lo pasè, tuve ese “click” del cambio de vida y de hacia donde uno quiere ir…todavìa no lo hago del todo, pero para allà voy, voy mejorando seguro, esto es algo de todos los dìas tratar de cambiar algo que no nos hace felices, por algo que SI nos lo harà, Fuerte Abrazo, Leo Sarquìs

  2. Totalmente de acuerdo Cheque! Veo mucha gente joven que trabaja en empresas y que quiere cambiar su estilo de vida para ganar en calidad. Pero a la hora de hacer el cambio, no se animan y se dejan llevar por la inercia. También es difícil alinear a tu conyuge cuando uno quiere empezar un nuevo emprendimiento con un nivel importante de incertidumbre.
    Por mi parte, soy un convencido que la “crisis de los 40”, es una invitación a romper el status quo y empezar a entregar algo original a la vida. Es una invotación a desplegar nuestros talentos y salir de nuestra zona de comfort. Hay gente “agotada” a los 40 años y viven sus trabajos como el cargo “carga”. Es nuestra responsabilidad dar el salto, a veces de a poco y paulatinamente, otras veces un sacudón nos fuerza el cambio.
    Me gusta esa pasión que compartimos por vivir la vida “a pleno”. No será el camino más seguro o comfortable pero es sin duda el más gratificante!!! Abrazo grande!!!

  3. Cheque: muy buena nota.
    La vida te va dando golpes y caricias todos los días, y como mencionas en la nota hay que it tomando decisiones que te permitan encausarte y reencausarte hacia “ese eje” que te hace feliz. En nuestro caso logramos una combinación que nos mantiene equilibrados, uno trabaja full time y el otro free lance, con esto logramos seguridad y también espacios donde expresarse libremente porque también compartimos esa actividad dentro de lo posible; y en cuanto a la familia y los chicos nos permite estar constantemente presente.
    Te mando un abrazo.
    RF

  4. Cuántas veces lo hemos hablado,no? está muy bueno, pero , que difícil cuando hay que parar la olla con lo que hay!!! Se hace camino al andar y lo ilumina el Señor.!!!

  5. Sabes que hace 6 años cuando tuve a mi primera nena decidi dejar de trabajar en una empresa mas de 10 horas diarias para quedarme en casa y vivir cada momento de crianza de mis hijos. Y es como un sueño hecho realidad. Esta claro que no es para nada comodo carecer del sueldo fijo a fin de mes. Tener meses en donde escasea el trabajo y no saber con certeza cuando va a repuntar. Pero por suerte mi profesion me permite quedarme en casa y poder gozar de cada aprendizaje, ocurrencia, travesura cotidiana de los chicos. Eso es impagable y ojala mas personas pudieran hacerlo. Un abrazo

  6. Hola, Ezequiel. Te entiendo a la perfección. Y puedo contarte que yo estoy desde hace unos años tratando de cambiar ese escenario de mi vida. Pero, creo que el planteamiento del mundo no me deja. Es como un motor que arranca y no para, que atropella y nadie ve ni oye. Sigo en ese intento como un idealismo. No sé a dónde llegaré.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s