SOY POBRE, NO TENGO BLACKBERRY!!

El título de este post no es mío. Se lo tomé prestado al blog MARKETING Y ESTRATEGIA de Diego Regueiro. A Diego lo conozco hace muchos años y desde que comenzó con su blog sigo lo que publica, ya que su visión observadora, crítica y objetiva, van muy alineadas a mis propios principios.

Hoy por la mañana, como todas las mañanas reviso mis correos y me encuentro con el Asunto en uno de ellos “SOY POBRE, NO TENGO BLACKBERRY”. Sin leer el contenido lo primero que pensé fue, “definitivamente sos pobre, pero no por no tener blackberry, sino por creer eso”.

Desde ya que me tiré de cabeza a leer de que se trataba y me resultó muy interesante, por eso se los transcribo a continuación:

SOY POBRE, NO TENGO BLACKBERRY!!
“Hace unos días estaba en la fila  en un aeropuerto esperando para hacer el check-in, cuando escuché como una mujer le decía a otra la frase del título: “Soy pobre, no tengoBlackberry“.

¡Qué frase! Les cuento que la mujer no tenía nada de pobre, pero ella ASI se sentía.¿Cómo puede ser?

Esta frase me recordó un poco lo que vivimos en el mundo de hoy, donde la gente percibe y se percibe en función de las cosas que tiene o no tiene. Esta escala de su propia percepción y el sentido del tener tienen impacto directo en su visión del mundo y cómo está ubicada la gente según esa mirada.

Esa mujer no es pobre, pero se siente pobre. ¿Qué es lo que importa, la realidad fáctica o lo que ella cree que es? Definitivamente, lo segundo, porque hablamos de sentimientos, y sensaciones. Es tal el impacto que tienen algunas cosas materiales (donde la tecnología es un gran disparador), que la tenencia o no de un determinado bien precipita sentimientos fuertes como los del título.

La pobreza no pasa por tener o no una Blackberry, pero “parece” que sí. En estos casos, es como que se presentan 2 mundos bipolares: lo tenes o no lo tenes. Si lo tenes, estás cómodo y confiado. Si no lo tenes, te falta algo, tenes angustia o ansiedad, o sentimiento de exclusión, de estar fuera, de no ser parte, de ser distinto o menos. O como dijo la mujer, de ser pobre.

El marketing tiene mucho que ver con esto. Marketing trabaja para despertar sensaciones en la gente, sensaciones de vacío, de baja autoestima, de interés, de deseo por estar “en el otro lado”. Sin embargo, es importante también entender que la tenencia (o no) de cosas, no nos vuelve más o menos pobres o ricos, aunque asi pareciera. La verdadera riqueza o pobreza pasa (o debería pasar) por otro lado.”

Por Diego Regueiro / Director Ejecutivo / Marketing y Estrategia

Realmente me asusta muchas veces el grado de superficialidad que alcanzan ciertas personas. Porque Son o No Son si tienen o dejan de tener tal o cual cosa. Y es verdad que muchas personas no solo lo piensan, sino que lo creen. Si nos ponemos en posición de observador, podemos encontrar fácilmente en una reunión que muchos de ellos sonríen solo mirando las pantallas de sus telefonitos sin percatarse (parece) que están con otras personas. QUE TRISTE QUE ES!!

No puedo negar mi propia realidad, me encanta la tecnología y me encantan estos aparatos y si no lo tengo es porque me lo robaron y no volví a comprar. Tampoco voy a negar que como herramientas de trabajo son muy útiles, pero no para todos los trabajos y no para todas las personas. En mi caso que estoy todo el día con la computadora, claramente no lo necesito.

Volviendo a lo que escribió Diego, yo agregaría que hace falta que nos conozcamos un poco más internamente. No tenemos el valor muchas veces de desconectarnos del mundo para conectarnos con nosotros y con nuestro prójimo. Me hizo acordar a un comercial que sin palabras, nos muestra gráficamente esta enfermedad que muchos tenemos alrededor de todo el mundo. El comercial justamente se llama “Disconnect to Connect”

Esto es algo en lo que pienso mucho y definitivamente no quiero ser como éstos del video. Elijo estar con Maqui (mi mujer), con mis hijas, leyendo, escribiendo, solo pensando o meditando, antes que perder el tiempo con estos aparatos.

Hay veces que es muy duro asumirnos y aceptarnos como somos sin depender de lo “accesorio”… Yo no soy un teléfono, no soy una computadora, ni un auto y mucho menos un cargo en una compañía… y cuantos ejemplos más. En mi caso, soy Ezequiel de Olazábal, tengo unos padres increíbles que dieron y dan su vida por sus ocho hijos, estoy casado con una mujer espectacular y tengo tres hijas que ni en mis sueños más lindos las podría haber soñados así….. Que más puedo pedir?¿No te parece que soy inmensamente Rico? No tengo y no tenemos derecho a creer que somos o dejamos de ser porque “NO TENGO BLACKBERRY!!! 🙂

No dejen de seguir a Diego Regueiro y su MARKETING Y ESTRATEGIA.

Buena Semana

Un pensamiento en “SOY POBRE, NO TENGO BLACKBERRY!!

  1. “Desde mi punto de vista” es así.
    Por eso yo soy feliz con mi celular Nokia, que lo único que hace es hacer llamadas y mandar sms. Con eso a mí, me alcanza y me sobra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s