Año Nuevo – Momento para Reflexionar.

En la edición Nº1 de la Guía de Productos y Servicios VIVIR MEJOR – Recoleta, la nota principal habla justamente del momento en que sale la guía, que es fin de año. Para eso le pedimos a Iván de Olazábal (mi hermano) que escriba sobre lo que él ve que es el año nuevo, como bisagra entre lo que hicimos y lo que haremos el proximo año.

En esta nota, nos plantea desafíos sobre nuestros pendientes. Pendientes que de nada sirven si no los encaramos.

Acá va.

LLEGA FIN DE AÑO – Momento para Reflexionar.

Se acerca otro fin de año. Otro brindis en familia, con amigos, o con quien sabe quien. Ya están planeadas las vacaciones, o ya esta planeado que no se puede ir a ningún lado. En cualquier caso, el agobio económico capaz exista, tanto para los que se pueden ir (maravillosas cuotas mediante para muchos), como para los que no. No son muchos los que pueden tomarse un más que merecido descanso. Porque eso si, todos, casi sin excepción, merecen unas buenas vacaciones.

 ¿Cómo nos trata la vida?

¿Cómo permitimos que nos trate?

¿Cómo podríamos hacer para disfrutar mas y no vivir atrás de las cuentas y las preocupaciones?

Posiblemente una buena forma seria empezar por agradecer lo que tenemos. Salud, seres queridos, trabajo. Casi siempre tomamos como natural cosas que tenemos o disfrutamos. Claro, seguro que nosotros o alguno de nuestros seres queridos tiene algún problema de salud. Me llevo mal con algún primo, tío o amigo. O peor, mi mujer / marido, o mis hijos. Muchas veces el inconformismo colma nuestra existencia. Ni hablar cuando hablamos de trabajo, es casi un patrón común en muchas personas. El despiadado ataque de los medios de comunicación nos recuerda minuto a minuto los artefactos nuevos que no tenemos, los autos en los que no andaremos y los paradisíacos lugares que no visitaremos. Y casi lo logran. Hacernos sentir que no poseemos lo suficiente, y que así no se puede ser feliz. ¿O no se trata de eso la vida? Pero…¿Cómo es que perdemos de vista algo tan básico? ¿Acaso no todos coincidimos en que queremos ser felices, aunque no lo admitamos? Porque lo que queda bien es decir que queremos tener tal cosa, viajar a  tal lugar, que me asciendan a tal puesto.

¿Cuánto tiempo nos dedicamos a nosotros mismos para cultivar nuestra espiritualidad, nuestra salud, nuestros hobbies, nuestros gustos? Muchas veces estos no están vinculados con un gasto, juez inclemente que siempre falla en contra nuestro.

Entonces…¿Cuándo vas a sentarte a empezar a escribir ese cuento que escribiste una y mil veces en tu mente?

¿Cuándo vas a empezar yoga, o a hacer ese retiro espiritual que tantas veces postergaste?

¿Y ese lienzo blanco que te pide que compartas un rato de tu creatividad dormida traducida en una explosión de colores?

¿Por qué no acompañar entonces a esos extraterrestres que trotan con una sonrisa en los labios, transpirados pero felices, a la vera del rio o en alguna plaza citadina?

Con que poco podemos oxigenar mas nuestros días, y darle un sentido mayor a tantas horas de trabajo. No lleguemos a la instancia del pánico, de querer escapar ya a El Bolson, poner un kiosco en Siberia, o de un dia para otro ser profesor de surf en California. Ya demasiadas personas sufren stress, agotamiento…¿Serán acaso los motivos algunos de los que compartimos mas arriba? Sin querer escaparnos del mundo real donde vivimos, podemos empezar el cambio por un término medio, y desde ahí ir subiendo la vara.

Hace tiempo un amigo me cuenta que falleció su tío, un hombre muy rico.¿”Sabes lo ultimo que dijo antes de morir”? “, me comentó este amigo mío.” No se para qué dedique tanto tiempo de su vida a hacer plata”… Otro conocido, que da vueltas por el mundo con su familia a cuestas, estuvo hace unos meses en el Lago Titicaca, donde lo alojaron, con su mujer y sus hijos, en una choza flotante, llamativamente vacía.”Es que si nos cargamos de cosas nos hundimos”, le dijo el indio.”En nuestra sociedad nos venden que hay que tener mucho”, reflexionó el ocasional visitante. Y así podríamos seguir con mas ejemplos.

Llega el fin de año. Una bisagra natural para considerar cambios. Y para hacerlos. Pero cuidado. El tiempo pasa cada vez mas rápido. No lo malgastes. Si querés salir a correr por primera vez en años el 12 de febrero, perfecto. Si empezaste a pintar el 11 de marzo bien. Si te tomaste ese café pendiente con tu hijo o tu viejo aquella tarde de abril nunca es tarde. Porque la satisfacción que te embargará será inolvidable. Y cuando llegue el instante de recordar qué cosas lindas hiciste en tu vida, esos momentos engalanaran tu espíritu.

tiempo más rapido

Que esos momentos sean no sólo inolvidables, sino también incontables!

Feliz fin de año para todos!!!

Muy Feliz NAVIDAD y AÑO NUEVO!!!

FIRMA EZEQUIEL

Un Nuevo Camino (Guía VIVIR MEJOR – Recoleta)

Definitivamente tenía que llegar el momento. Pasaron muchos meses desde mi última publicación, pero todo tuvo su razón.

En los próximos días, verá la luz la primera edición de VIVIR MEJOR – RECOLETA. Es una guía impresa de comercios y servicios que se entregará directamente en los hogares de los vecinos de la Comuna 2. Es un proyecto, que desde que lo conocí (no estoy descubriendo America) en Zona Norte de Buenos Aires, me quedó en la cabeza como algo que si o si debía emprender en mi propio barrio, ya que no existía nada similar.

De esto hablo en la Editorial de la Edición Nº1.

UN NUEVO CAMINO.

Vivir Mejor es un desafío que nos planteamos a diario. Vivir mejor es un sueño y anhelo, todos los días. Es un objetivo en mi vida, en mi  matrimonio y con el nacimiento de cada una de nuestras hijas, fue tomando forma y se fue haciendo cada vez más necesario.

Vivir Mejor es la respuesta a una pregunta que nos hacemos a diario y a diario la repetimos, ¿Cómo podemos hacer para Vivir Mejor en nuestra ciudad? …

Pero antes de responder esta pregunta intentamos descubrir qué es para nosotros Vivir Mejor.  ¿Es una actitud egoísta? ¿Es una postura frente a la vida? ¿Es replantearnos nuestra vida?  ¿Es mejorar nuestra calidad de vida?

Cuando nos sentábamos a charlar, siempre  creímos que la solución está fuera de la ciudad, donde todo eso “se ve bien”. Mudarse, Cambiar de Vida, cambiar de estilo… Pero también sentimos que es sería escapar, huir de nuestra realidad, huir. Además no siempre podemos concretar ese cambio, por un tema de trabajos, colegios, familia, amigos, que no siempre uno puede o quiere relegar. Entonces la realidad muchas veces nos acota y nos plantea un desafío mucho más grande: ¿Cómo hacer para mejorar tu calidad de vida y Vivir Mejor en tu ciudad?

 Ahí nacieron infinidad de temas vinculados ya no solo con lo que me pasa a mí como ser único, sino como persona relacional y espiritual. Todas estas distintas versiones de mi Yo, tienen que mejorar para que podamos Vivir Mejor.

La Guía VIVIR MEJOR nace con ése objetivo, ser un granito de arena en este largo camino que es transformarnos en agentes de cambio positivo, para nosotros y para quienes nos rodean.

Entonces nos planteamos ¿Cómo VIVIR MEJOR nuestro barrio?, y pensamos la guía como un medio que nos permita acercarnos y acceder a todos los comerciantes que tenemos a los alrededores de nuestras casas. Esos que a pesar de estar a “pasos” no los conocemos.

Lo segundo fue utilizarlo como medio de comunicación, para llegar con información del barrio a los vecinos. Informaciones que nos permitan aprovechar y disfrutar lo lindo de nuestro barrio.

Por último, aportar consejos sobre medio ambiente, ecología, alimentación, energía sustentable y estilo de vida más natural y muchas otras que nos ayuden a ser mejores nosotros, con nuestras relaciones y con nuestro entorno.

Esperamos que usen mucho la Guía VIVIR MEJOR y que a partir de ahora intentemos VIVIR MEJOR todos los días. 

Macarena y Ezequiel de Olazábal

Espero que les haya gustado. La guía ya está por salir. Si vivís en Recoleta y la querés recibir Gratis, escribinos a hola@guiavivirmejor.com

Ezequiel

SOY POBRE, NO TENGO BLACKBERRY!!

El título de este post no es mío. Se lo tomé prestado al blog MARKETING Y ESTRATEGIA de Diego Regueiro. A Diego lo conozco hace muchos años y desde que comenzó con su blog sigo lo que publica, ya que su visión observadora, crítica y objetiva, van muy alineadas a mis propios principios.

Hoy por la mañana, como todas las mañanas reviso mis correos y me encuentro con el Asunto en uno de ellos “SOY POBRE, NO TENGO BLACKBERRY”. Sin leer el contenido lo primero que pensé fue, “definitivamente sos pobre, pero no por no tener blackberry, sino por creer eso”.

Desde ya que me tiré de cabeza a leer de que se trataba y me resultó muy interesante, por eso se los transcribo a continuación:

SOY POBRE, NO TENGO BLACKBERRY!!
“Hace unos días estaba en la fila  en un aeropuerto esperando para hacer el check-in, cuando escuché como una mujer le decía a otra la frase del título: “Soy pobre, no tengoBlackberry“.

¡Qué frase! Les cuento que la mujer no tenía nada de pobre, pero ella ASI se sentía.¿Cómo puede ser?

Esta frase me recordó un poco lo que vivimos en el mundo de hoy, donde la gente percibe y se percibe en función de las cosas que tiene o no tiene. Esta escala de su propia percepción y el sentido del tener tienen impacto directo en su visión del mundo y cómo está ubicada la gente según esa mirada.

Esa mujer no es pobre, pero se siente pobre. ¿Qué es lo que importa, la realidad fáctica o lo que ella cree que es? Definitivamente, lo segundo, porque hablamos de sentimientos, y sensaciones. Es tal el impacto que tienen algunas cosas materiales (donde la tecnología es un gran disparador), que la tenencia o no de un determinado bien precipita sentimientos fuertes como los del título.

La pobreza no pasa por tener o no una Blackberry, pero “parece” que sí. En estos casos, es como que se presentan 2 mundos bipolares: lo tenes o no lo tenes. Si lo tenes, estás cómodo y confiado. Si no lo tenes, te falta algo, tenes angustia o ansiedad, o sentimiento de exclusión, de estar fuera, de no ser parte, de ser distinto o menos. O como dijo la mujer, de ser pobre.

El marketing tiene mucho que ver con esto. Marketing trabaja para despertar sensaciones en la gente, sensaciones de vacío, de baja autoestima, de interés, de deseo por estar “en el otro lado”. Sin embargo, es importante también entender que la tenencia (o no) de cosas, no nos vuelve más o menos pobres o ricos, aunque asi pareciera. La verdadera riqueza o pobreza pasa (o debería pasar) por otro lado.”

Por Diego Regueiro / Director Ejecutivo / Marketing y Estrategia

Realmente me asusta muchas veces el grado de superficialidad que alcanzan ciertas personas. Porque Son o No Son si tienen o dejan de tener tal o cual cosa. Y es verdad que muchas personas no solo lo piensan, sino que lo creen. Si nos ponemos en posición de observador, podemos encontrar fácilmente en una reunión que muchos de ellos sonríen solo mirando las pantallas de sus telefonitos sin percatarse (parece) que están con otras personas. QUE TRISTE QUE ES!!

No puedo negar mi propia realidad, me encanta la tecnología y me encantan estos aparatos y si no lo tengo es porque me lo robaron y no volví a comprar. Tampoco voy a negar que como herramientas de trabajo son muy útiles, pero no para todos los trabajos y no para todas las personas. En mi caso que estoy todo el día con la computadora, claramente no lo necesito.

Volviendo a lo que escribió Diego, yo agregaría que hace falta que nos conozcamos un poco más internamente. No tenemos el valor muchas veces de desconectarnos del mundo para conectarnos con nosotros y con nuestro prójimo. Me hizo acordar a un comercial que sin palabras, nos muestra gráficamente esta enfermedad que muchos tenemos alrededor de todo el mundo. El comercial justamente se llama “Disconnect to Connect”

Esto es algo en lo que pienso mucho y definitivamente no quiero ser como éstos del video. Elijo estar con Maqui (mi mujer), con mis hijas, leyendo, escribiendo, solo pensando o meditando, antes que perder el tiempo con estos aparatos.

Hay veces que es muy duro asumirnos y aceptarnos como somos sin depender de lo “accesorio”… Yo no soy un teléfono, no soy una computadora, ni un auto y mucho menos un cargo en una compañía… y cuantos ejemplos más. En mi caso, soy Ezequiel de Olazábal, tengo unos padres increíbles que dieron y dan su vida por sus ocho hijos, estoy casado con una mujer espectacular y tengo tres hijas que ni en mis sueños más lindos las podría haber soñados así….. Que más puedo pedir?¿No te parece que soy inmensamente Rico? No tengo y no tenemos derecho a creer que somos o dejamos de ser porque “NO TENGO BLACKBERRY!!! 🙂

No dejen de seguir a Diego Regueiro y su MARKETING Y ESTRATEGIA.

Buena Semana

9 AÑOS.

Minientrada

Que difícil es mantener el equilibrio en un matrimonio. El conocerse tanto, hace que el margen de error sea cada vez menor, y que uno tenga que ser cada vez más creativo para seguir manteniendo la espontaneidad e inocencia de esos primeros días. Lograr esto está buenísimo, pero también te obliga a esforzarte mucho!

Por otro lado, Que felicidad te da sentir que estás cerca de lograr eso!!!.

Hoy con Maqui cumplimos 9 años de casados. No te miento si te digo que no entiendo como llegamos, alguna vez lo dije y lo voy a seguir repitiendo, mi familia es mi mejor y más complejo proyecto. Cada día es una empresa nueva, con situaciones nuevas, algunas más difíciles que otras, pero cuando la construimos con bases muy solidas, es un placer transitar ese camino.  Cuando repito que no sé como llegué acá no es por ella, sino por mi. Un eterno emprendedor de proyectos inconclusos :(.

Mi felicidad es eterna cuando de noche, apoyado sobre el marco de la puerta del cuarto de las chicas, veo dormir a Delfina, Clara e Inés. Te aseguro que se me llenan los ojos de lagrimas de emoción, de no terminar de comprender el milagro de la vida. Cada una de ellas es única y distinta a sus hermanas. Las tres me regalan amor a diario y yo me siento culpable muchas veces de no devolverles más de lo que ellas me regalan.

En estos nueve años pasaron muchas cosas, muchas para contar, pero cuando la miro a Maqui me siento importante, estoy feliz, sé que estamos bien, muy bien… y que es un regalo de Dios. Me pone limites, me ordena, me hace definitivamente mejor, me ayuda a mejorarme todos los días.

Pensar que pasamos de nuestra intimidad a formar una familia con 3 hijas es mágico… sí, es verdad que demanda más energia, pero no hay nada que pueda compararse a ser padre, o más que eso, a la mirada de tus hijas. Esa mirada cargada de amor derrumba cualquier muro, no hay fuerza que pueda pararnos. Y ahí, justo en ese momento, me doy cuenta porque tengo tanta energía, porque a pesar de todos los traspiés, seguimos para adelante.

Sin duda hay muchas cosas que podrían hacer de nuestra vida mejor, o hablando con más honestidad (y con más egoismo), que podrían hacer mi vida mejor. Pero cuando “ya no sos solo”, los egoismo tienden a desvanecerse y a complementarse con los de la otra persona.

Hoy escribo esto para agradecer, primero que nada a Dios por haber puesto a Maqui en mi camino, por habernos regalados tres hijas que me completan y me ayudan a ver el mundo con ojos mucho menos viciados, y también a buscar lo mejor para ellas.

También agradecer a nuestros padres, papá y mamá y Fer y Jandry, que cómo padres supieron darnos las mejores herramientas para formarnos como personas integras, honestas y con valores cristianos.

Y sin duda a nuestros hermanos y amigos, que de una u otra manera tambien nos acompañan a transitar este camino.

Gracias a todos y por muchos años más de estos mismos esfuerzos, sacrificios, darnos y recibir.

Ezequiel

MOVERNOS DE NUESTRO EJE.

Trabajar 6 días por semana, 12 horas por día. Ver a tus hijos dormidos por la noche, contar con solo el domingo para disfrutarlos y descansar. No poder ocuparte de tu salud, de tu alimentación, de tu cuidado personal… tanto sacrificio, e igual los ingresos no alcanzan. Y aunque alcancen, justifica todo lo que nos perdemos?

Leo esto y me da vértigo, pienso: “pobre tipo” y entonces me hago otra pregunta ¿por qué llegar a esto?

Cuanta gente conocés que tiene este ritmo de vida? De qué sirve tanto sacrificio si justamente pierde todo lo que está buscando?…

En la búsqueda de mejorar su calidad de vida, la gente busca un cambio de trabajo que permita eso. Yo,  por calidad de vida entiendo mejorar el tiempo con mi mujer y mis hijas, poder dedicarle tiempo a mi salud (gimnasio, alimentación, salud en general), a mi desarrollo espiritual, etc…

Entonces: OK, logramos dar el paso y cambiar, pero cambiar a que?, porque para lograr eso destinamos más tiempo, más esfuerzo…. Entonces me vuelvo a preguntar: ¿para qué? Para no ver crecer a tus hijas? Para no poder compartir con ellas sus tiempos? Sus cosas importantes? Sus reuniones en el colegio? Para no poder comer con ellas? Para quedarte dormido cada vez que querés conversar con tu mujer? Para no poder ir al gimnasio? No poder almorzar con un amigo?

Sumale a todo esto la inseguridad (ya habitual) de mantener un trabajo –cualquier trabajo- en esta Argentina tan poco segura, tan irrespetuosa con las instituciones, tan concentrada en su propia billetera. Cómo proyectás? Cómo avanzas?

Siempre, indudablemente, cuando buscamos un trabajo, partimos de un deseo o ilusión de una vida mejor. Un ideal de cambio que nos permita trabajar las horas justas, los días justos, con el nervio justo y que nos permita hacer deporte, compartir con tu familia, poder tener un fin de semana, un paseo o lo que sea.

Conozco mucha gente que vive por la plata, y no importa lo que sacrifique, no importa lo que pierde, lo que importa es que su cuenta bancaria crezca. Lo más triste, es que cuando hablan cuentan una historia que difiere de 0 a 100 de su realidad. Triste, muy triste.

Hoy en día, la vida de la gran ciudad (y n o tengo dudas que se repite en cualquier gran ciudad del país y del mundo) te come el cerebro. Te atormenta con su ruido, con su agresividad, con su violación permanente a tu alma.

Educar hijos en ese contexto se convierte en una tarea gigante, simplemente porque no tenemos el valor de cambiar. No tenemos el valor de movernos de nuestro eje y subirnos a uno (que no conocemos) donde el tiempo dure lo que debe durar, donde la gente hable y otros escuchen, donde podamos pensar y ocuparnos de las cosas importantes. Donde el trabajo sea el medio para lograr nuestros objetivos y no el fin.

Cuantas veces pensamos en esto? Lo pensamos?… a mí me da miedo tan solo pensarlo, porque me obliga a actuar, me obliga a cambiar!!!

Creo también que como sociedad somos realmente temerosos, sumisos… nos bancamos cualquier cosa y todo está bien.. Todo nos da lo mismo, nada nos conmueve y nada nos completa… // Los golpes de conciencia llegan muchas veces de la mano de perdidas grandes, un padre, tío, hermano, amigo… y ahí es cuando nos replanteamos todo, absolutamente todo…. pero a la mañana siguiente, el somnífero de nuestra vida nos hace efecto otra vez y todo vuelve a la normalidad.

Hoy leía la entrevista a Martiniano Molina, ex chef mediático y su cambio violento de vida… decidió no transar con el sistema y fundamentalmente decidió ser feliz.

Cómo supongo que querés ser feliz igual que yo… QUE ESTAS HACIENDO PARA QUE ASI SEA? Lo único constante es el cambio, así que tratemos de no esquivarlo.

Buena semana,

Ezequiel

Darse la Oportunidad!

Hace unos días tuve una experiencia y un sentimiento que hace tiempo no recordaba!

Me sentí bien. Y sentí lo que debe sentir cada persona que responsablemente se prepara para algo. Te preparaste, e indudablemente estás tan cómodo en esa situación que no hay cuestionamiento que te altere. En mi caso, a pesar de haberme preparado a conciencia, tenía tan incorporados ciertos conceptos que hicieron que la experiencia de exponer frente a un auditorio (bah! un par de personas), sean totalmente naturales.

Eternamente, y cuando digo eternamente me refiero a mi época de colegio, universidad, fui el claro ejemplo de quien se mandaba a rendir confiando en que su guitarra estuviera más o menos afinada y que sea lo que Dios quiera (a veces ayudaba un poco).

Yo no soy de los que se consideren que sepa mucho de muchas cosas, pero en mis últimos años seducido por los avances de la tecnología y los nuevas herramientas sociales, fui volcándome a ellas, investigando, leyendo, en fin, interesándome en cada plataforma social nueva que aparecía, herramientas que me ayuden a administrar mejor mi participación en redes, etc… Aunque muchas veces todavía no les encuentro la verdadera utilidad!!!

Así fue como sin darme cuenta, fui creando una personalidad digital con mi blog (desde hace años y un poquito más), mis cuentas de Twitter (hoy administro tres perfiles, @edeolazabal, @sellingpoint y @WGExpressPilar) , mis cuentas de Facebook (la mía personal y dos páginas más), y perfiles en Flickr, en YouTube, en PsicoFXP, en LastFM, en LinkedIn y muchas otras más… Por Dios!!!!!, me canso solo de leerlo!!! Cómo si no tuviéramos ya bastantes cosas que hacer para estar atrás de ver quien publicó, comentó, compartió qué, en cualquier momento!!!!

La cuestión es que hace un tiempo colaboro con @elpixel, agencia de Marketing Digital y después de una charla me invitaron a preparar una presentación sobre Twitter (Que podía saber yo?!?!?!). Y eso fue lo que presenté.

Para mi fue como un examen, pero me sentí muy cómodo, extremadamente cómodo. Y eso me hizo preguntarme PORQUE pudiendo sentirme cómodo muchas otras veces, nos arriesgamos a lo que salga. Y claramente la respuesta es CAPACITACION.

No llevo cuenta de las miles de veces que no me sentí cómodo en una reunión, sentía que me faltaba algo. No llevo cuenta de las veces que trate de improvisar una respuesta para zafar un cuestionamiento. Aunque ya como ejercicio, conociendo mis debilidades, y justamente por ellas, ME PREPARO TODO LO POSIBLE FRENTE A CADA NUEVA RESPONSABILIDAD QUE ASUMO.

Imagino que no es todo así, pero siempre uno se acuerda más de los momentos de incertidumbre .

Ya como un hombre de 40 años, puedo alegrarme de seguir aprendiendo, pero esta vez mi aprendizaje viene por oposición. Porque habitualmente uno aprende por los errores que comete y hoy aprendí por lo que (creo) hice bien.

Ahora veo los desafíos como una oportunidad! Esos miedos que mil veces tuve, sobre dar vueltas eternamente sobre temas y quedarme ahí sin hacer nada, con esta simple experiencia, pude entender porque Vale la pena comprometerse, es necesario sacrificarse (y sufrir) en pos de ese compromiso y que el premio es mucho mayor si lo hacemos a conciencia.

En algún punto sentí que nunca me di una oportunidad como ésta, DIRECTAMENTE EVITABA ESTAS SITUACIONES. Hacer algo desafiante para mi, pero con un resultado positivo para otros.

Me gustaría que puedas compartir tu experiencia! Vos como te comportas frente a estas situaciones?

Gracias

ESCRIBIENDO MI FUTURO.

Cuantas veces me pregunto sobre mi fututo!!

Sobre mi futuro inmediato, a mediano, o largo plazo.

Cada vez que hacemos o decimos algo, estamos escribiendo nuestro propio futuro y de eso se trata este post.

El mar, inmenso e interminable…

Nos sentamos a la orilla a mirarlo (a ese único, grandioso y mismo mar) y ese ir y venir de las olas siempre es distinto. Vuelve de una manera y segundos después vuelve distinto y sin embargo nunca dejó de ser Mar.

Nosotros nunca dejamos de ser nosotros mismos, a pesar de los cambios, a pesar de nuestras decisiones. La gente nos puede cuestionar, nos puede juzgar, pero si estamos tranquilos de que hacemos en lo inmediato, sin duda el futuro nos lo va a recompensar.

Pasan muchos años, para algunos veinte, para otros ochenta, para mi cuarenta, en que me doy cuenta que todo lo que hice siempre fue para los demás, y que ser egoísta, desde el buen sentido del egoísmo, es una necesidad que tenemos y nos debemos si no queremos morir arrepentidos por lo que dejamos de hacer.

Empezar a pensar en uno mismo, significa poner nuestras necesidades por encima de la de los demás y eso traerá muchos ruidos y dolores. Dolores porque gente que siempre espera que seas de una manera, no va a conformarse con tu no.

Decir no es doloroso para quien no está acostumbrado, pero mas doloroso es darse cuenta que cada Si a alguien, fue un no que te dijiste a vos mismo.

Como padre, cuando hablo de egoísmo o de pensar primero en mi, no es estrictamente así, porque pensar en mi es pensar en Maqui y las chicas. Y son ellas las que están por encima de todo el resto. Parecerá una obviedad, pero no es así.

Me guste o no, me he encontrado en infinidad de situaciones en que elegí por otros antes que por mí y aunque me cueste aprenderlo, llegó mi momento, el momento en que la única prioridad va a estar en casa (en mi y en mi familia). Porque como dice el dicho, “La Caridad empieza por casa”, que aunque lo repitamos y lo sepamos de memoria, nunca lo practicamos.

Ésta año sabía que vendría con cambios, lo intuía y lo esperaba. Pensarán que estaba obsesionado con mi 40 años. No fue así, pero sin embargo coincidió con éstas búsquedas.

Los últimos años puse mucho esfuerzo en mi trabajo, en tratar de crecer fruto de mi esfuerzo y de mi inteligencia. Tengo claro que soy esforzado para trabajar y que dentro del ámbito que me manejo, el comercial y el marketing, y el de las relaciones, entiendo que me manejo muy bien. Sin embargo, del otro lado hay personas. Personas que no tienen ni tu urgencia ni tus necesidades.

Un amigo me dijo un día, cómo para alentarme “Hay que pensar distinto, para que luego todos piensen igual!”. Y obvio que me lo dejó picando y lo pensé mucho. Sí, hay que pensar distinto, y no tengo dudas que a la gente común lo distinto le da miedo. Me tranquilizó mucho y me ayudó a seguir tomando decisiones.

Dentro de esas decisiones que tomé, está la más actual, la más difícil.

Decidí dejar de lado mis años en marketing, en publicidad. Mi años escribiendo propuestas super prometedoras, mi años de trabajar en lo “virtual” para poder sumarme a un trabajo “real?”, a un proyecto que me permite crecer económicamente y que se alinea perfectamente al proyecto de vida que tenemos con mi familia.

Ya no me importan los cargos, tampoco los aplausos falsos de otros, los “que buena idea” o “con esta la pegás”. Lo que me importa es MI futuro. Y cueste lo que me cueste, las decisiones están tomadas.

Mi última experiencia de trabajo me enseño muchísimo.

Pero la enseñanza fue por oposición. Conocí una persona que me mostró con una claridad estremecedora lo que no quiero de mi vida. Una persona que se auto engañaba hablando de valores y moral, cuando lo único que lo movía era el dinero. Una persona que no creía en nadie más que en él. Un tipo muy astuto que caía siempre parado. Un tipo inestable, que tan solo pensar en él me ponía nervioso. Tanto fue así, que decidí dar ese paso al costado.

En estos primeros meses del año, me encontré con el opuesto. Gente que trabaja, gente alegre, gente responsable, gente con valores. Ésta gente me ayudo a volver a creer y volver a querer.

Hoy estoy empezando un nuevo camino, pero con la seguridad que este camino es largo y que tiene mucho futuro y que el éxito depende de mi. No tengo dudas que voy a volver a inventarme y que ahora, con más años, con más experiencia, los resultados serán otros.

Ya veremos.