Año Nuevo – Momento para Reflexionar.

En la edición Nº1 de la Guía de Productos y Servicios VIVIR MEJOR – Recoleta, la nota principal habla justamente del momento en que sale la guía, que es fin de año. Para eso le pedimos a Iván de Olazábal (mi hermano) que escriba sobre lo que él ve que es el año nuevo, como bisagra entre lo que hicimos y lo que haremos el proximo año.

En esta nota, nos plantea desafíos sobre nuestros pendientes. Pendientes que de nada sirven si no los encaramos.

Acá va.

LLEGA FIN DE AÑO – Momento para Reflexionar.

Se acerca otro fin de año. Otro brindis en familia, con amigos, o con quien sabe quien. Ya están planeadas las vacaciones, o ya esta planeado que no se puede ir a ningún lado. En cualquier caso, el agobio económico capaz exista, tanto para los que se pueden ir (maravillosas cuotas mediante para muchos), como para los que no. No son muchos los que pueden tomarse un más que merecido descanso. Porque eso si, todos, casi sin excepción, merecen unas buenas vacaciones.

 ¿Cómo nos trata la vida?

¿Cómo permitimos que nos trate?

¿Cómo podríamos hacer para disfrutar mas y no vivir atrás de las cuentas y las preocupaciones?

Posiblemente una buena forma seria empezar por agradecer lo que tenemos. Salud, seres queridos, trabajo. Casi siempre tomamos como natural cosas que tenemos o disfrutamos. Claro, seguro que nosotros o alguno de nuestros seres queridos tiene algún problema de salud. Me llevo mal con algún primo, tío o amigo. O peor, mi mujer / marido, o mis hijos. Muchas veces el inconformismo colma nuestra existencia. Ni hablar cuando hablamos de trabajo, es casi un patrón común en muchas personas. El despiadado ataque de los medios de comunicación nos recuerda minuto a minuto los artefactos nuevos que no tenemos, los autos en los que no andaremos y los paradisíacos lugares que no visitaremos. Y casi lo logran. Hacernos sentir que no poseemos lo suficiente, y que así no se puede ser feliz. ¿O no se trata de eso la vida? Pero…¿Cómo es que perdemos de vista algo tan básico? ¿Acaso no todos coincidimos en que queremos ser felices, aunque no lo admitamos? Porque lo que queda bien es decir que queremos tener tal cosa, viajar a  tal lugar, que me asciendan a tal puesto.

¿Cuánto tiempo nos dedicamos a nosotros mismos para cultivar nuestra espiritualidad, nuestra salud, nuestros hobbies, nuestros gustos? Muchas veces estos no están vinculados con un gasto, juez inclemente que siempre falla en contra nuestro.

Entonces…¿Cuándo vas a sentarte a empezar a escribir ese cuento que escribiste una y mil veces en tu mente?

¿Cuándo vas a empezar yoga, o a hacer ese retiro espiritual que tantas veces postergaste?

¿Y ese lienzo blanco que te pide que compartas un rato de tu creatividad dormida traducida en una explosión de colores?

¿Por qué no acompañar entonces a esos extraterrestres que trotan con una sonrisa en los labios, transpirados pero felices, a la vera del rio o en alguna plaza citadina?

Con que poco podemos oxigenar mas nuestros días, y darle un sentido mayor a tantas horas de trabajo. No lleguemos a la instancia del pánico, de querer escapar ya a El Bolson, poner un kiosco en Siberia, o de un dia para otro ser profesor de surf en California. Ya demasiadas personas sufren stress, agotamiento…¿Serán acaso los motivos algunos de los que compartimos mas arriba? Sin querer escaparnos del mundo real donde vivimos, podemos empezar el cambio por un término medio, y desde ahí ir subiendo la vara.

Hace tiempo un amigo me cuenta que falleció su tío, un hombre muy rico.¿”Sabes lo ultimo que dijo antes de morir”? “, me comentó este amigo mío.” No se para qué dedique tanto tiempo de su vida a hacer plata”… Otro conocido, que da vueltas por el mundo con su familia a cuestas, estuvo hace unos meses en el Lago Titicaca, donde lo alojaron, con su mujer y sus hijos, en una choza flotante, llamativamente vacía.”Es que si nos cargamos de cosas nos hundimos”, le dijo el indio.”En nuestra sociedad nos venden que hay que tener mucho”, reflexionó el ocasional visitante. Y así podríamos seguir con mas ejemplos.

Llega el fin de año. Una bisagra natural para considerar cambios. Y para hacerlos. Pero cuidado. El tiempo pasa cada vez mas rápido. No lo malgastes. Si querés salir a correr por primera vez en años el 12 de febrero, perfecto. Si empezaste a pintar el 11 de marzo bien. Si te tomaste ese café pendiente con tu hijo o tu viejo aquella tarde de abril nunca es tarde. Porque la satisfacción que te embargará será inolvidable. Y cuando llegue el instante de recordar qué cosas lindas hiciste en tu vida, esos momentos engalanaran tu espíritu.

tiempo más rapido

Que esos momentos sean no sólo inolvidables, sino también incontables!

Feliz fin de año para todos!!!

Muy Feliz NAVIDAD y AÑO NUEVO!!!

FIRMA EZEQUIEL

SOY POBRE, NO TENGO BLACKBERRY!!

El título de este post no es mío. Se lo tomé prestado al blog MARKETING Y ESTRATEGIA de Diego Regueiro. A Diego lo conozco hace muchos años y desde que comenzó con su blog sigo lo que publica, ya que su visión observadora, crítica y objetiva, van muy alineadas a mis propios principios.

Hoy por la mañana, como todas las mañanas reviso mis correos y me encuentro con el Asunto en uno de ellos “SOY POBRE, NO TENGO BLACKBERRY”. Sin leer el contenido lo primero que pensé fue, “definitivamente sos pobre, pero no por no tener blackberry, sino por creer eso”.

Desde ya que me tiré de cabeza a leer de que se trataba y me resultó muy interesante, por eso se los transcribo a continuación:

SOY POBRE, NO TENGO BLACKBERRY!!
“Hace unos días estaba en la fila  en un aeropuerto esperando para hacer el check-in, cuando escuché como una mujer le decía a otra la frase del título: “Soy pobre, no tengoBlackberry“.

¡Qué frase! Les cuento que la mujer no tenía nada de pobre, pero ella ASI se sentía.¿Cómo puede ser?

Esta frase me recordó un poco lo que vivimos en el mundo de hoy, donde la gente percibe y se percibe en función de las cosas que tiene o no tiene. Esta escala de su propia percepción y el sentido del tener tienen impacto directo en su visión del mundo y cómo está ubicada la gente según esa mirada.

Esa mujer no es pobre, pero se siente pobre. ¿Qué es lo que importa, la realidad fáctica o lo que ella cree que es? Definitivamente, lo segundo, porque hablamos de sentimientos, y sensaciones. Es tal el impacto que tienen algunas cosas materiales (donde la tecnología es un gran disparador), que la tenencia o no de un determinado bien precipita sentimientos fuertes como los del título.

La pobreza no pasa por tener o no una Blackberry, pero “parece” que sí. En estos casos, es como que se presentan 2 mundos bipolares: lo tenes o no lo tenes. Si lo tenes, estás cómodo y confiado. Si no lo tenes, te falta algo, tenes angustia o ansiedad, o sentimiento de exclusión, de estar fuera, de no ser parte, de ser distinto o menos. O como dijo la mujer, de ser pobre.

El marketing tiene mucho que ver con esto. Marketing trabaja para despertar sensaciones en la gente, sensaciones de vacío, de baja autoestima, de interés, de deseo por estar “en el otro lado”. Sin embargo, es importante también entender que la tenencia (o no) de cosas, no nos vuelve más o menos pobres o ricos, aunque asi pareciera. La verdadera riqueza o pobreza pasa (o debería pasar) por otro lado.”

Por Diego Regueiro / Director Ejecutivo / Marketing y Estrategia

Realmente me asusta muchas veces el grado de superficialidad que alcanzan ciertas personas. Porque Son o No Son si tienen o dejan de tener tal o cual cosa. Y es verdad que muchas personas no solo lo piensan, sino que lo creen. Si nos ponemos en posición de observador, podemos encontrar fácilmente en una reunión que muchos de ellos sonríen solo mirando las pantallas de sus telefonitos sin percatarse (parece) que están con otras personas. QUE TRISTE QUE ES!!

No puedo negar mi propia realidad, me encanta la tecnología y me encantan estos aparatos y si no lo tengo es porque me lo robaron y no volví a comprar. Tampoco voy a negar que como herramientas de trabajo son muy útiles, pero no para todos los trabajos y no para todas las personas. En mi caso que estoy todo el día con la computadora, claramente no lo necesito.

Volviendo a lo que escribió Diego, yo agregaría que hace falta que nos conozcamos un poco más internamente. No tenemos el valor muchas veces de desconectarnos del mundo para conectarnos con nosotros y con nuestro prójimo. Me hizo acordar a un comercial que sin palabras, nos muestra gráficamente esta enfermedad que muchos tenemos alrededor de todo el mundo. El comercial justamente se llama “Disconnect to Connect”

Esto es algo en lo que pienso mucho y definitivamente no quiero ser como éstos del video. Elijo estar con Maqui (mi mujer), con mis hijas, leyendo, escribiendo, solo pensando o meditando, antes que perder el tiempo con estos aparatos.

Hay veces que es muy duro asumirnos y aceptarnos como somos sin depender de lo “accesorio”… Yo no soy un teléfono, no soy una computadora, ni un auto y mucho menos un cargo en una compañía… y cuantos ejemplos más. En mi caso, soy Ezequiel de Olazábal, tengo unos padres increíbles que dieron y dan su vida por sus ocho hijos, estoy casado con una mujer espectacular y tengo tres hijas que ni en mis sueños más lindos las podría haber soñados así….. Que más puedo pedir?¿No te parece que soy inmensamente Rico? No tengo y no tenemos derecho a creer que somos o dejamos de ser porque “NO TENGO BLACKBERRY!!! 🙂

No dejen de seguir a Diego Regueiro y su MARKETING Y ESTRATEGIA.

Buena Semana

MOVERNOS DE NUESTRO EJE.

Trabajar 6 días por semana, 12 horas por día. Ver a tus hijos dormidos por la noche, contar con solo el domingo para disfrutarlos y descansar. No poder ocuparte de tu salud, de tu alimentación, de tu cuidado personal… tanto sacrificio, e igual los ingresos no alcanzan. Y aunque alcancen, justifica todo lo que nos perdemos?

Leo esto y me da vértigo, pienso: “pobre tipo” y entonces me hago otra pregunta ¿por qué llegar a esto?

Cuanta gente conocés que tiene este ritmo de vida? De qué sirve tanto sacrificio si justamente pierde todo lo que está buscando?…

En la búsqueda de mejorar su calidad de vida, la gente busca un cambio de trabajo que permita eso. Yo,  por calidad de vida entiendo mejorar el tiempo con mi mujer y mis hijas, poder dedicarle tiempo a mi salud (gimnasio, alimentación, salud en general), a mi desarrollo espiritual, etc…

Entonces: OK, logramos dar el paso y cambiar, pero cambiar a que?, porque para lograr eso destinamos más tiempo, más esfuerzo…. Entonces me vuelvo a preguntar: ¿para qué? Para no ver crecer a tus hijas? Para no poder compartir con ellas sus tiempos? Sus cosas importantes? Sus reuniones en el colegio? Para no poder comer con ellas? Para quedarte dormido cada vez que querés conversar con tu mujer? Para no poder ir al gimnasio? No poder almorzar con un amigo?

Sumale a todo esto la inseguridad (ya habitual) de mantener un trabajo –cualquier trabajo- en esta Argentina tan poco segura, tan irrespetuosa con las instituciones, tan concentrada en su propia billetera. Cómo proyectás? Cómo avanzas?

Siempre, indudablemente, cuando buscamos un trabajo, partimos de un deseo o ilusión de una vida mejor. Un ideal de cambio que nos permita trabajar las horas justas, los días justos, con el nervio justo y que nos permita hacer deporte, compartir con tu familia, poder tener un fin de semana, un paseo o lo que sea.

Conozco mucha gente que vive por la plata, y no importa lo que sacrifique, no importa lo que pierde, lo que importa es que su cuenta bancaria crezca. Lo más triste, es que cuando hablan cuentan una historia que difiere de 0 a 100 de su realidad. Triste, muy triste.

Hoy en día, la vida de la gran ciudad (y n o tengo dudas que se repite en cualquier gran ciudad del país y del mundo) te come el cerebro. Te atormenta con su ruido, con su agresividad, con su violación permanente a tu alma.

Educar hijos en ese contexto se convierte en una tarea gigante, simplemente porque no tenemos el valor de cambiar. No tenemos el valor de movernos de nuestro eje y subirnos a uno (que no conocemos) donde el tiempo dure lo que debe durar, donde la gente hable y otros escuchen, donde podamos pensar y ocuparnos de las cosas importantes. Donde el trabajo sea el medio para lograr nuestros objetivos y no el fin.

Cuantas veces pensamos en esto? Lo pensamos?… a mí me da miedo tan solo pensarlo, porque me obliga a actuar, me obliga a cambiar!!!

Creo también que como sociedad somos realmente temerosos, sumisos… nos bancamos cualquier cosa y todo está bien.. Todo nos da lo mismo, nada nos conmueve y nada nos completa… // Los golpes de conciencia llegan muchas veces de la mano de perdidas grandes, un padre, tío, hermano, amigo… y ahí es cuando nos replanteamos todo, absolutamente todo…. pero a la mañana siguiente, el somnífero de nuestra vida nos hace efecto otra vez y todo vuelve a la normalidad.

Hoy leía la entrevista a Martiniano Molina, ex chef mediático y su cambio violento de vida… decidió no transar con el sistema y fundamentalmente decidió ser feliz.

Cómo supongo que querés ser feliz igual que yo… QUE ESTAS HACIENDO PARA QUE ASI SEA? Lo único constante es el cambio, así que tratemos de no esquivarlo.

Buena semana,

Ezequiel

Reflexiones sobre el perdón!

Invariablemente el ser humano es imperfecto.

Yo soy imperfecto.  (Muuuuuuyyyyy). Pero muchas veces el hombre (y hablo por hombres y mujeres) en nuestra soberbia, no reconocemos esa imperfección. Por ser así, fallados de fábrica, cometemos errores, errores que fundamentalmente nos afectan a nosotros en cuerpo y alma, y también afectan a otros. A los otros que nos rodean!!! Y en mayor medida a quienes más nos aman.

Estos errores, muchas veces involuntarios (que con los años los llamaremos experiencia)…, hacen que nuestra vida en muchos momentos no la podamos vivir plenamente, con la intensidad y alegría que hace falta. Eso puede ser por muchas cosas

No haber logrado objetivos que nos propusimos de chicos,

No animarnos a cumplir nuestros sueños,

No animarnos a dar ese paso que falta, el que nos compromete!

Por escudarnos en cualquier excusa superficial para no encarar lo que nos puede hacer verdaderos y completos hombres (y mujeres)…. y especialmente, FELICES!

También por no haber podido romper esos paradigmas de vida y/o forma de vida con la que nos moldean desde pequeños.

El verdadero problema de eso, es que nos auto flagelamos y no avanzamos… nos quedamos estancados en una época de nuestra vida y ahí desaparecemos…. de golpe crecimos y no sabemos como o en que momento se pasó nuestra vida!!!…. y que hacíamos nosotros?, donde estábamos?

Justo ahí es donde aparece el perdón, ese perdón que nos cura y cura a quienes perdonamos. El verdadero perdón que moviliza, que nos permite avanzar.

Todo esto que escribo, surge de una nota publicada la semana pasada, en el diario LA NACIÓN de Argentina. Es un fragmento de LA LEY DEL ESPEJO  de Yoshinori Noguchi. 

Te lo comparto para que puedas leerlo y pensar. Ojalá Te sirva.

“Vamos a reflexionar un poco sobre el perdón. Cuando pienso ¡no se lo puedo perdonar!, significa que todavía vivo atado al pasado, que el corazón está repleto de rencor hacia alguna persona.

Si siento resentimiento hacia alguien y me digo ¡no se lo puedo perdonar!, no conseguiré nunca la paz interior. Estamos trastornados porque una fuerza extra está actuando sobre nosotros. Y si esta situación se prolonga, se acabará convirtiendo en sufrimiento.

Ciertamente ésta es una situación difícil. Yo también la he experimentado.

En este momento tenemos dos opciones: perdonar o no perdonar.

Si en el pasado resultamos heridos en la relación con alguien, podemos escoger no perdonar.

En este caso significa que nos permitimos quedar anclados en el acontecimiento pasado. Y debido a esa situación pasada, eliminamos la posibilidad de tener una vida llena de paz.

Por otro lado tenemos también la opción de perdonar. Si perdonamos, entonces tanto nuestro cuerpo como nuestro interior se calman y podemos relajarnos.

Nos liberamos del hechizo del pasado y conseguimos paz y libertad de espíritu.

Perdonar no significa que damos el visto bueno a lo que nos han hecho ni que lo pasamos por alto.

Perdonar significa que nos liberamos del pasado que nos ata, que dejamos de hacer reproches, y que escogemos la calma de los momentos presentes.

¿Y usted? ¿Siente en este momento resentimiento hacia alguien?

¿Estaría dispuesto a perdonar a esa persona con tal de conseguir una vida feliz?

Debe tener en cuenta que perdonar a alguien es sólo para usted mismo, no es para nadie más.

Pero si nos llenamos el interior únicamente de insatisfacción, cada vez ocurrirán más acontecimientos que quieren expresar el descontento.

Y, al contrario, si tenemos el corazón siempre lleno de agradecimiento, ocurrirán más acontecimientos que nos harán sentir más agradecidos.

La vida es un espejo que refleja nuestro corazón. Esta ley es muy simple, pero si la tomamos en cuenta, nos enseñará a conducir y enriquecer nuestras vidas.”

Fragmento de La ley del espejo , del psicólogo y experto en coaching Yoshinori Noguchi (Hiroshima, 1963). 

_______________________________________

Que te pareció?

La foto que busqué para ilustrar, es de la parábola del Hijo Pródigo. El extremo del arrepentimiento y del perdón (y Amor) en una sola imagen.

Saludos,

PARA VOS ES TARDE?

Quería volver a escribir acá, ya que hace tiempo que no escribía.

Paso tiempo desde mi última publicación y más allá del tiempo, siempre esperé tener algo matador que compartir, algo que quieran leer y compartir… pero la verdad que la inspiración no viene…. pero como dice un conocido mio las cosas son un 90% de transpiración y un 10% de inspiración, así que me mandé a lo guapo a escribir.

Con esto de la muerte de Steve Jobs, pensé mucho sobre algo que siempre repito y que últimamente volví a mencionar y es “VIVIR CON CONCIENCIA DE MUERTE”. Esto que le pasó a Steve Jobs, y lo digo así porque simplemente la muerte es una parte más de la vida, no es el fin de una vida. Pensé en los sueños, en los proyectos, en como encararlos, vivirlos y como llevarlos equilibrando la vida familiar y laboral… que aunque en los dos casos es la vida misma, nosotros, lo humanos, nos esforzamos en encuadrarlas como si fueran dos cosas distintas.

En un ya célebre discurso que diera en Stanford, Steve Jobs divide la presentación en tres partes, y justamente la tercera es sobre la muerte. Y comienza diciendo:

“Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón”.

Anoche pude tener una charla muy linda con un amigo. Esos amigos que llevas en tu corazón. Hablamos de la vida, de los cambios, de los desafíos y de como nuestro orgullo es nuestro peor enemigo.

Cuando hoy volvía a ver este video de S.J., me acordé mucho de él, especialmente cuando dice:

“todas las mañanas, al levantarme, me miro al espejo y me pregunto: “Si hoy fuera el último día de mi vida ¿Querría hacer lo que voy a hacer hoy?”

Simplemente ser fiel a lo que nuestro corazón nos pide, animarnos a romper un poco nuestros prejuicios, ganarle a nuestro mayor enemigo (que soy yo mismo).

Siento cada vez con mayor certeza, que lo que más miedo nos da es “Animarnos a ser Felices”…. y cuando pasa algo que nos moviliza, una muerte, una enfermedad, un viaje de alguien muy querido, nos damos cuenta de lo que no aprovechamos, de lo que no VIVIMOS con esa persona….. pero la mayor parte de las veces ES TARDE!!!

Yo creo que estoy a tiempo y me esfuerzo por hacerlo y vivirlo a diario!!!

Vos Crees que ya estás tarde? o, cómo vas?

Te mando un saludo!

E

Darse la Oportunidad!

Hace unos días tuve una experiencia y un sentimiento que hace tiempo no recordaba!

Me sentí bien. Y sentí lo que debe sentir cada persona que responsablemente se prepara para algo. Te preparaste, e indudablemente estás tan cómodo en esa situación que no hay cuestionamiento que te altere. En mi caso, a pesar de haberme preparado a conciencia, tenía tan incorporados ciertos conceptos que hicieron que la experiencia de exponer frente a un auditorio (bah! un par de personas), sean totalmente naturales.

Eternamente, y cuando digo eternamente me refiero a mi época de colegio, universidad, fui el claro ejemplo de quien se mandaba a rendir confiando en que su guitarra estuviera más o menos afinada y que sea lo que Dios quiera (a veces ayudaba un poco).

Yo no soy de los que se consideren que sepa mucho de muchas cosas, pero en mis últimos años seducido por los avances de la tecnología y los nuevas herramientas sociales, fui volcándome a ellas, investigando, leyendo, en fin, interesándome en cada plataforma social nueva que aparecía, herramientas que me ayuden a administrar mejor mi participación en redes, etc… Aunque muchas veces todavía no les encuentro la verdadera utilidad!!!

Así fue como sin darme cuenta, fui creando una personalidad digital con mi blog (desde hace años y un poquito más), mis cuentas de Twitter (hoy administro tres perfiles, @edeolazabal, @sellingpoint y @WGExpressPilar) , mis cuentas de Facebook (la mía personal y dos páginas más), y perfiles en Flickr, en YouTube, en PsicoFXP, en LastFM, en LinkedIn y muchas otras más… Por Dios!!!!!, me canso solo de leerlo!!! Cómo si no tuviéramos ya bastantes cosas que hacer para estar atrás de ver quien publicó, comentó, compartió qué, en cualquier momento!!!!

La cuestión es que hace un tiempo colaboro con @elpixel, agencia de Marketing Digital y después de una charla me invitaron a preparar una presentación sobre Twitter (Que podía saber yo?!?!?!). Y eso fue lo que presenté.

Para mi fue como un examen, pero me sentí muy cómodo, extremadamente cómodo. Y eso me hizo preguntarme PORQUE pudiendo sentirme cómodo muchas otras veces, nos arriesgamos a lo que salga. Y claramente la respuesta es CAPACITACION.

No llevo cuenta de las miles de veces que no me sentí cómodo en una reunión, sentía que me faltaba algo. No llevo cuenta de las veces que trate de improvisar una respuesta para zafar un cuestionamiento. Aunque ya como ejercicio, conociendo mis debilidades, y justamente por ellas, ME PREPARO TODO LO POSIBLE FRENTE A CADA NUEVA RESPONSABILIDAD QUE ASUMO.

Imagino que no es todo así, pero siempre uno se acuerda más de los momentos de incertidumbre .

Ya como un hombre de 40 años, puedo alegrarme de seguir aprendiendo, pero esta vez mi aprendizaje viene por oposición. Porque habitualmente uno aprende por los errores que comete y hoy aprendí por lo que (creo) hice bien.

Ahora veo los desafíos como una oportunidad! Esos miedos que mil veces tuve, sobre dar vueltas eternamente sobre temas y quedarme ahí sin hacer nada, con esta simple experiencia, pude entender porque Vale la pena comprometerse, es necesario sacrificarse (y sufrir) en pos de ese compromiso y que el premio es mucho mayor si lo hacemos a conciencia.

En algún punto sentí que nunca me di una oportunidad como ésta, DIRECTAMENTE EVITABA ESTAS SITUACIONES. Hacer algo desafiante para mi, pero con un resultado positivo para otros.

Me gustaría que puedas compartir tu experiencia! Vos como te comportas frente a estas situaciones?

Gracias

VIVIR MEJOR Y SER MEJORES

Tengo un recuerdo muy fresco de una frase que me dijo Fray Juan Pedro Gómez, Fraile Dominico, gran amigo y compañero de ruta muchos años, donde él me decía que “la vida es un camino de santidad, y nuestro objetivo mientras dure nuestra vida, deberá ser llegar a ser santos, ser mejores personas cada día”.

Cuando lo que siempre están a flor de piel son los celos, las ambiciones, los egoísmos, el materialismo, la desconfianza, el odio.

Me pregunto,

¿Que es lo que estamos  haciendo de nuestra vida?

¿Podemos vivir mejor?

¿De que depende?

Cae de maduro que lo primero que necesitamos es la DECISIÓN de ser mejores.  Una vez que sabemos eso debemos tener la VOLUNTAD de hacer esos cambios.

¿Cuantas veces escuchamos que la gente habla que va a cambiar esto o aquello y se queda solamente en las palabras? ¿Cuánta veces encaramos cambios y los anunciamos con bombos y platillos y después quedan en la nada? ¿NO TE CANSA ESTO?

__________

Con uno de mis hermanos y con un amigo de muchos años, estamos encarando un proyecto que tiene que ver con los cambios, pero con los cambios no de las grandes organizaciones (que muchas veces reclamamos), sino con nuestros cambios, los que están a nuestro alcance. Les decimos Micro cambios. Y lo explicamos así, porque entendemos que “las grande empresas”, “los grandes desafíos”, son resultado de la sumatoria de miles de “micro cambios”.

Dentro de este desafío, debemos comenzar por reconocer nuestras limitaciones, nuestras incapacidades. Porque al no tenerlas claras, podemos llegar a confundirnos y creer que podemos hacer cosas que en la práctica son imposibles, y eso lleva a una sumatoria de frustraciones que lo que hacen es confundirnos, desenfocarnos, y desviarnos del camino.

Vuelvo al inicio de esto. Hablaba de vivir mejor la vida, de ser mejores personas. Para que pase esto, tenemos que QUERER cambiar. Si logramos eso, debemos tener la VOLUNTAD para llevar adelante esos cambios. Conozcamos nuestras LIMITACIONES para no frustrarnos en los intentos de cambiar, tengamos el VALOR y la HUMILDAD de aceptar que esos cambios pueden generar “ruidos” con otras personas y por último plantearnos MICRO CAMBIOS para que veamos resultados pronto.

Es un desafío que me impongo a diario, en mi familia, en mi trabajo, en mi vida en general.

A vos como te va?

Saludos,

E