PRIMER AÑO DE ALGO HABRA!

Un aniversario, sea del tipo que sea, generalmente nos pone en una situación de análisis. Un momento para parar, para pensar. Muchas veces seguimos derecho y ni queremos darnos vuelta porque estamos yendo para adelante y eso es lo importante.

Hace un año atrás, yo comenzaba con este blog. Lo llamé Algo Habrá porque no tenía idea que iba a contener…. Talvez en el inicio pensé que podría compartir experiencias  vinculadas a mi trabajo, contar casos de acciones en las que podría haber formado parte, pero no pasó nada de eso. Encontré un lugar donde poder volcar las cosas que me pasan, las cosas que siento, las que pienso. Mis preocupaciones y alegrías. Encontré un lugar, donde me permite compartir un poco que quién soy.

Cuando me preguntaban porque quería ponerme con esto, yo decía lo que me venía a la cabeza en ese momento, pero la realidad, es que el 2009 fue un año de muchísimo esfuerzo y trabajo y con muy pocos resultados. Un año donde decidí apostar por lo mío haciendo oídos sordos a deseos de muchos, que no eran los míos. Con una increíble mujer, que a pesar de ir contra lo que ella esperaba, me apoyó hasta el último instante.

Yo sabía que trabajando en este blog iba a ir indefectiblemente para adelante, dependía únicamente de mi, de mi esfuerzo y yo podría sentir que algo de todas las cosas que había comenzado iría para el lugar que quería.

Un año después, siento que esto que para mi fue como un regalo y cable a tierra, se está convirtiendo en una parte de mi persona, un espacio que necesito llenar, un espacio que me completa a mi también.

El 24 de agosto de 2009, publiqué mi primer post “Casa de la Bondad ¡Manos a la Obra!” y sin darme cuenta como, 53 personas ya lo habían leído.  En “Sobre Blogs que Leo” me llevé la sorpresa de tener mis primeros 5 comentarios, ahí pensé la responsabilidad que podía tener por esto… yo escribía y personas del otro lado me leían… uau.

Un año después, llevó publicados 47 post (aunque este es el 48), tuve 6693 visitas, 178 comentarios. Escribí algunos post que me costaron publicar, pero sin embargo aunque tocando temas comprometidos tuvieron buena recepción, principalmente “Sobre al vida, la muerte y la tecnología”, “Mi historia de amor”, “Amigos, la familia que se elige” y últimamente “Pandemia de Insensibilidad”.

La gran suerte que tuve, es que a pesar que después pude empezar a ir para adelante con mi trabajo también, esto lo pude mantener y quise seguir dándole su espacio en mi vida. Espero que haya mucho más todavía, espero que siga habiendo gente que le guste lo que escribo y como lo escribo.

Gracias por estar, yo estoy muy contento.

3 DE MAYO

Algo de lo que siempre voy a estar un poco arrepentido, es no haber terminado la carrera que comencé estudiando. No es que eso me haya dificultado desempeñarme en el ámbito laboral (por suerte), porque gracias a Dios no tuve mayores problemas con eso.

En cuanto a mi actitud frente a los desafíos, siempre los sentí como  una carrera de 100 metros… mucha potencia, empuje y foco…

Pero siempre tenía un problema, cuando pasaba esa distancia las fuerzas y el interés caían abruptamente y terminaban (los proyectos) sin pena ni gloria en el más absoluto olvido.

La verdad que esto no fue exclusivo del estudio, también me ha pasado en muchos aspectos vinculados al cuidado en la alimentación, el deporte, etc…

Cuando en julio de 2001 conocí a Maqui (hoy mi mujer), madre de mis tres increíbles hijas, un temor me vino a la mente, y fue cómo hacer para no caerme en el “proyecto” de construir una relación, una familia..

El próximo 3 de mayo es nuestro aniversario por los primeros 7 años de matrimonio. 7 años que si algo han tenido de monótonos, fue justamente lo nada monótonos que fueron. No hubiese podido siquiera imaginarme lo variado que podía ser….

En estos 7 años pasaron muchas cosas que cuando las repaso me emocionan… 7 años parecen poco y pueden ser una vida, o tres.

Esas tres vidas son Delfina, Clara e Inés, regalos que aunque los soñaba, nunca los podía imaginar así. Verlas dormidas y saber que son mías, que son fruto de un inmenso amor, es un verdadero milagro.

Asombrarme todos los días por la mujer que tengo, y darme cuenta que cada día conocemos algo nuevo es mágico.

Entender que Dar y Recibir es una constante que hay que asumir con humildad.

Cuando ni siquiera estábamos pensando en casarnos, una amiga nos dijo: “por la plata no se casan?, una vez que pongan la fecha las cosas se dan solas!” y tuvo toda la razón del mundo. Es más, tardamos menos de 10 días en tener reservada la iglesia.

Se que la vida no siempre es color de rosas, siempre estamos expuestos a vivir experiencias que no queremos y que no elegimos y tratamos de prepararnos para que en esos momentos de crisis, de debilidad, de tristezas Dios nos mantenga fuertes, unidos y luchando por lo que queremos, nuestra familia y nuestro amor.

Este 3 de mayo cumple 7 años de casado y me siento la persona más feliz del mundo.