BUSCANDO EL PELO AL HUEVO.

Todavía tengo muy fresco en mi mente, una tarde de verano allá por el 1987, cuando una señora mayor (tendría 40 años) me empezó a decir de todo, de muy mal modo, porque la hacía jugar un torneo de tenis en un horario de playa y que era una locura y todo eso…. Yo no tenia la culpa que toquen días increíbles 😉 Y yo 16 años.. para mi era una vieja 😉 !!  Pensar que yo ya estoy cumpliendo 40. 😦

En esa época, durante los veranos trabajaba organizando los torneos de tenis, futbol, paddle y todas las actividades sociales del Club Abuela Catalina en Chapadmalal. Me acuerdo el trago amargo que me hizo pasar. Yo me deslomaba todo el día, caminando Cruz del Sur de una punta a la otra, encarando a cuanto ser vivo había, sea grande, chico, mujer, varón… invitándolos a participar de algún torneo de algo, truco, bingo, comida de padres, fiesta o lo que sea que esté organizando en simultáneo ese día… y que vengan de mal modo a criticarme, me desarmaba, me desmoralizaba.

Hoy con casi 40 años cumplidos 😦 :-(, sigo sufriendo por lo mismo. Tristemente encuentro muy común en mucha gente, una facilidad envidiable de criticar o quejarse, simplemente por deporte!!

Siempre digo que al que hace se lo critica, pero quien nunca hace nada, nunca será criticado. Y en definitiva, prefiero  exponerme a esos riesgos, yo particularmente soy feliz asumiéndolos.

En mi vida, creo que no hay día que no esté empezando algo nuevo, comprometiéndome y poniendo cuerpo y alma en eso nuevo que me mueve.

Cuanto mayor es la responsabilidad, mayores serán las críticas y mucho más despiadadas… Pero mayor la alegría también por llevar adelante esos proyectos.

Lo pensaba el otro día por Mauricio Macri también. El es la cabeza de una gran organización de personas que gestiona lo que nunca vi en esta bendita ciudad de Buenos Aires, y justamente por eso EL es el responsable de todas las imprudencias que quienes vivimos en la ciudad hacemos?

Somos muy ingratos, no nos permitimos ver el esfuerzo y compromiso de los otros. Somos una especie celosa de lo que otros hacen y nosotros no. Porque somos así? Siempre buscándole el pelo al huevo!! Que nos molesta tanto ver que hay gente que pone el pecho a las balas, con alegría y compromiso para convertir su espacio, el espacio que comparte con otros en un espacio mejor?

Aprendamos a ser agradecidos y agradecer, aprendamos a aceptar que hay gente diferente y que no está mal, que es diferente nada mas!!!. Disfrutemos de ver como hay personas con compromiso que con alegría entregan su tiempo para que otros estén mejor, disfruten más o simplemente hagamos un mundo un poquito mejor.

Se que siempre vamos a haber personajes que cumplamos con los dos prototipos. Vamos a tener que convivir siempre y vamos a tener que aceptarnos y aguantarnos siempre. Lo único que propongo es que nos aceptemos diferentes y que convivamos armónicamente. Es fácil criticar y es muy difícil comprometerse y ayudar.

Esta es mi pequeña propuesta del día, CRITIQUEMOS MENOS Y COMPROMETAMOSNOS ACTIVAMENTE MUCHO MAS!!

Que tengas un muy buen fin de semana. 🙂

MI HISTORIA DE AMOR

Cuando decidí compartir con ustedes mi propia historia, historia que ha definido mi vida, en simultáneo se me vinieron a la cabeza el enamoramiento, el compromiso y el matrimonio.

Para empezar, me gustaría compartir definiciones que hay dando vueltas por la red sobre estos términos:

  • ENAMORAMIENTO: El enamoramiento es un estado emocional surcado por la alegría y la satisfacción de encontrar a otra persona que es capaz de comprender y compartir tantas cosas como trae consigo la vida.
  • COMPROMISO: Se utiliza el término compromiso para designar el momento o situación a través del cual una pareja de novios deciden anunciar su casamiento.
  • MATRIMONIO: La palabra Matrimonio se define como toda unión de un hombre y una mujer manifestada formalmente a través de un consentimiento, reconocida por el Derecho y tendente a una plena comunidad de vida. Su fin es doble, ya sea conseguir un reconocimiento social, cultural o jurídico, y la fundación de una nueva familia.

Son muchas cosas y voy a intentar, no solo contar mi historia, sino que dejar un aporte positivo a quienes lo lean.

A Macarena la conocí el 30 de septiembre del año 2000. El proceso entre que nos conocimos y formalizamos nuestra relación paso por distintos estadios, de búsqueda y de huídas (todas de parte mía), por temor al COMPROMISO. Yo hacía tiempo (años) que estaba soltero y la idea de quedarme enganchado a una mujer no me hacía mucha gracia. El destino hizo que esos encuentros y desencuentros terminaran en una afirmación que le hice a Maqui un 17 de junio del 2001 (Si, 10 meses después). Le que le dije fue: “No esperes que te llame, porque si lo hago y salimos, estoy seguro que nos vamos a enganchar!!”. Aunque no lo creas me despaché con eso, así que a la otra la dejé boquiabierta, pero tranquila porque sabía que ya no tenía que esperar….. Cómo debe ser, que le haya dicho eso me quitó un peso importantísimo de la espalda y lógicamente que hice al día siguiente?? La llamé.

Formalmente nuestro noviazgo comenzó un 24 de julio, y durante ese tiempo vivimos un ENAMORAMIENTO lindísimo, los dos estábamos embobados uno con el otro. Este estado de enamoramiento, hace que uno se nuble y vea todo color de rosas, y si no tiene los pies sobre la tierra puede hacer que el camino por recorrer no sea duradero. Siempre digo que para que una relación sea duradera, debe haber AMOR y COMPROMISO. a) Amor, porque es la piedra fundamental desde donde se basa una historia y b) Compromiso, porque día tras día uno tiene que reafirmar que ama a esa persona como si fuera el primer día.
Nuestra relación, no tuvo un pero. Desde el día uno fue creciendo y afirmándose hasta que al año de novios, en una charla tan corriente como cualquiera nos preguntamos:“y si nos casamos?”…..

La cuestión es que 1 año y 9 meses después que nos pusimos de novios, nos casamos.
Cheque y Maqui

Pero que pasó desde el “y si nos casamos?” hasta el casamiento?. Puedo contarles que a pesar de no habernos comprometido como nuestros padres o abuelos, ese compromiso (de palabra y corazón) selló nuestro destino.

La cultura en la que vivimos parece que nos impone un tipo de ceremonia, un tipo de festejo que debe ser de tal o cual manera, una luna de miel así o asá… y eso nos trajo como por arte de magia, muchas discusiones, opiniones encontradas, etc…. Pero el compromiso del que les hablo, es lo que nos hizo tener claro en cada momento del proceso, la esencia de lo que buscábamos:

Vivir el resto de nuestra vida juntos y formar una familia.

Leo y releo lo que acabo de escribir y me asombra (felizmente) estar donde estoy ahora. Hoy hace 6 años que estamos casados y en este tiempo fuimos padres de 3 preciosas hijas. Cada una de ellas es un regalo que confirma el Amor que nos tenemos y que reafirmamos diariamente.

Flia Low - copia V.2

Hay gente que se deja seducir demasiado por lo superficial y empieza a quitarle el cuidado a esas pequeñas cosas que nos hacen tan especial para la persona quién tenemos a nuestro lado. ¿Porqué? Simple, porque todo lo material y que (por momentos) parece ser el centro de nuestro mundo, nos atonta, nos distrae y nos hace cometer muchos errores. Especialmente con la gente que más nos quiere y más queremos.

El mundo conspira contra el amor (parece cursi pero es así). Me sorprende mucho como gente que uno conoce y otros que no (pero mucha gente) se separa, teniendo o no hijos  como si fuera un trámite más.  Yo sé claramente que hay discusiones, agarradas, enojos de todo tamaño que nos pueden hacer pensar cualquier locura, pero por encima de eso hubo una promesa (la del matrimonio) que la hicimos sin que nadie nos ponga una pistola en la cabeza, la hicimos con LIBERTAD y es la que nos debe mantener, como dije antes, con los pies en la tierra y con la fuerza necesaria para sobrellevar cualquier problema. Debemos ser muy generosos con el otro, y perdonar todo cuanto esté a nuestro alcance y más, porque desde ahí se camina juntos esta vida.

Casi todas las cosas del mundo se hacen de a dos, y eso quiere decir que hay consentimiento de las partes. Y esas partes somos personas que somos defectuosas, y como tal, podemos fallar.

En enero de este año emprendí un proyecto, y más allá de la alegría de haber tomado esa decisión los resultados no fueron ni cerca lo que pronostiqué. No tengo ninguna duda que si nuestro matrimonio no estuviese centrado en el Amor, podríamos haber tenido muchos problemas. Y más graves aún teniendo hijos.

Resumiendo, ESTOY FELIZ!!! Y creo que todos podemos ser felices con nuestras novias, nuestras mujeres, etc… Todo depende de donde pongamos el foco en la relación.

Espero que con mi corta experiencia pueda colaborar con alguien y dar confianza en que se puede, pero solamente si se quiere.

Saludos, Ezequiel