Año Nuevo – Momento para Reflexionar.

En la edición Nº1 de la Guía de Productos y Servicios VIVIR MEJOR – Recoleta, la nota principal habla justamente del momento en que sale la guía, que es fin de año. Para eso le pedimos a Iván de Olazábal (mi hermano) que escriba sobre lo que él ve que es el año nuevo, como bisagra entre lo que hicimos y lo que haremos el proximo año.

En esta nota, nos plantea desafíos sobre nuestros pendientes. Pendientes que de nada sirven si no los encaramos.

Acá va.

LLEGA FIN DE AÑO – Momento para Reflexionar.

Se acerca otro fin de año. Otro brindis en familia, con amigos, o con quien sabe quien. Ya están planeadas las vacaciones, o ya esta planeado que no se puede ir a ningún lado. En cualquier caso, el agobio económico capaz exista, tanto para los que se pueden ir (maravillosas cuotas mediante para muchos), como para los que no. No son muchos los que pueden tomarse un más que merecido descanso. Porque eso si, todos, casi sin excepción, merecen unas buenas vacaciones.

 ¿Cómo nos trata la vida?

¿Cómo permitimos que nos trate?

¿Cómo podríamos hacer para disfrutar mas y no vivir atrás de las cuentas y las preocupaciones?

Posiblemente una buena forma seria empezar por agradecer lo que tenemos. Salud, seres queridos, trabajo. Casi siempre tomamos como natural cosas que tenemos o disfrutamos. Claro, seguro que nosotros o alguno de nuestros seres queridos tiene algún problema de salud. Me llevo mal con algún primo, tío o amigo. O peor, mi mujer / marido, o mis hijos. Muchas veces el inconformismo colma nuestra existencia. Ni hablar cuando hablamos de trabajo, es casi un patrón común en muchas personas. El despiadado ataque de los medios de comunicación nos recuerda minuto a minuto los artefactos nuevos que no tenemos, los autos en los que no andaremos y los paradisíacos lugares que no visitaremos. Y casi lo logran. Hacernos sentir que no poseemos lo suficiente, y que así no se puede ser feliz. ¿O no se trata de eso la vida? Pero…¿Cómo es que perdemos de vista algo tan básico? ¿Acaso no todos coincidimos en que queremos ser felices, aunque no lo admitamos? Porque lo que queda bien es decir que queremos tener tal cosa, viajar a  tal lugar, que me asciendan a tal puesto.

¿Cuánto tiempo nos dedicamos a nosotros mismos para cultivar nuestra espiritualidad, nuestra salud, nuestros hobbies, nuestros gustos? Muchas veces estos no están vinculados con un gasto, juez inclemente que siempre falla en contra nuestro.

Entonces…¿Cuándo vas a sentarte a empezar a escribir ese cuento que escribiste una y mil veces en tu mente?

¿Cuándo vas a empezar yoga, o a hacer ese retiro espiritual que tantas veces postergaste?

¿Y ese lienzo blanco que te pide que compartas un rato de tu creatividad dormida traducida en una explosión de colores?

¿Por qué no acompañar entonces a esos extraterrestres que trotan con una sonrisa en los labios, transpirados pero felices, a la vera del rio o en alguna plaza citadina?

Con que poco podemos oxigenar mas nuestros días, y darle un sentido mayor a tantas horas de trabajo. No lleguemos a la instancia del pánico, de querer escapar ya a El Bolson, poner un kiosco en Siberia, o de un dia para otro ser profesor de surf en California. Ya demasiadas personas sufren stress, agotamiento…¿Serán acaso los motivos algunos de los que compartimos mas arriba? Sin querer escaparnos del mundo real donde vivimos, podemos empezar el cambio por un término medio, y desde ahí ir subiendo la vara.

Hace tiempo un amigo me cuenta que falleció su tío, un hombre muy rico.¿”Sabes lo ultimo que dijo antes de morir”? “, me comentó este amigo mío.” No se para qué dedique tanto tiempo de su vida a hacer plata”… Otro conocido, que da vueltas por el mundo con su familia a cuestas, estuvo hace unos meses en el Lago Titicaca, donde lo alojaron, con su mujer y sus hijos, en una choza flotante, llamativamente vacía.”Es que si nos cargamos de cosas nos hundimos”, le dijo el indio.”En nuestra sociedad nos venden que hay que tener mucho”, reflexionó el ocasional visitante. Y así podríamos seguir con mas ejemplos.

Llega el fin de año. Una bisagra natural para considerar cambios. Y para hacerlos. Pero cuidado. El tiempo pasa cada vez mas rápido. No lo malgastes. Si querés salir a correr por primera vez en años el 12 de febrero, perfecto. Si empezaste a pintar el 11 de marzo bien. Si te tomaste ese café pendiente con tu hijo o tu viejo aquella tarde de abril nunca es tarde. Porque la satisfacción que te embargará será inolvidable. Y cuando llegue el instante de recordar qué cosas lindas hiciste en tu vida, esos momentos engalanaran tu espíritu.

tiempo más rapido

Que esos momentos sean no sólo inolvidables, sino también incontables!

Feliz fin de año para todos!!!

Muy Feliz NAVIDAD y AÑO NUEVO!!!

FIRMA EZEQUIEL