ENTRETIEMPO.

Cuando era chico y no tanto, recuerdo que miraba con mucho respeto a los señores grandes de 40 años. Que formales!, que seriedad que tenían!. Siempre me gustaba estar con ellos, hablarles, preguntarles cosas, participar de sus charlas como si yo entendiera algo de lo que decían y buscar las excusas para poder quedarme ahí, aunque igual me mandaban a mi cuarto mil veces por noche. Generalmente me convertía en el mozo que les servía agua, jugo, coca, o un whisky para mi tío Peca, así, con esa excusa podía seguir quedándome en sus reuniones.

Que grandes que eran, que seguros se los veía… pero que lejos estaba yo de esos años.

Todavía sonrío cuando pienso las sensaciones que tenía cuando decía que “cuando cumpla 30 años va a ser el año 2000!!” Que lejos quedaba todo eso!!

Hoy viernes, voy a formar parte de un ENTRETIEMPO. Entretiempo es un retiro espiritual de 3 días, pensado para gente que está entre los 35 y 45 años. Y si, terminando mis 39 años estoy en el punto exacto para hacerlo. 😦

Tan lejos que veía todo esto y ya llegué. Se que queda mucho por recorrer, pero también se que Dios me da la oportunidad de parar la máquina, reflexionar sobre mi vida hasta hoy, y plantearme como quiero que sea el resto de mi vida. Éste es el objetivo del Entretiempo, mirar un poco para adentro y confirmar si lo que ahí vemos, es lo que queremos o no, y si nos gusta o no. Todos tenemos tiempo de cambiar nuestras vidas o algo de nuestra vida, solo depende de nosotros mismos y siempre Dios está ahí esperando que demos el primer paso para empujarnos.

Hay una frase que me gusta mucho que tiene que ver con esto, es más bien una pregunta: ¿Qué hace que un emprendedor sea emprendedor y otros no?, la respuesta es: Hace. Exactamente así pienso, el que hace se puede equivocar, pero difícilmente se arrepienta de lo que hizo.

Tres días para Dios, tres días para compartir, y un segundo tiempo para vivir.

Mi primer tiempo lo estoy terminando 10 puntos, sintiéndome privilegiado con la familia que pude formar con Maqui, trabajando con mucha energía y alegría. Mi segundo tiempo será mi nuevo proyecto, un proyecto que se construye cada día y que sin duda tendrá momentos difíciles, pero también momentos de intensa alegría. Será un abanico de experiencias y vivencias que hay que dejarlas venir y aceptarlas de la manera más consciente.

Para los que están rondando los 40, lo que les recomiendo (igual que lo hago yo), es que paremos la pelota y nos ubiquemos otra vez en la cancha. Seguramente encontremos un hueco que antes no veíamos y de esa manera podamos vivir con más intensidad y más alegría, y pudiendo así ofrecer más a quienes nos rodean.

Buen fin de semana. 😉

¿QUE ESPERAR CUANDO NO HAY CREDIBILIDAD?

Pocas cosas hay en los diarios que Internet no haya adelantado días, horas o minutos antes. Hoy, en el diario LA NACION, salió publicada una columna de Juan Carlos de Pablo que no tiene desperdicio. Hace un repaso crítico y brutal sobre la realidad que vivimos, como llegamos hasta acá y que nos depara a los emprendedores y a todos aquellos que a pesar de todo, tenemos que seguir para adelante.

Imagino que muchos no lo leyeron y para mí, como dije antes, no tiene desperdicio.

paciencia

¿QUE ESPERAR CUANDO NO HAY CREDIBILIDAD?

Según el Poder Ejecutivo a partir de 2003 crecimos “a tasas chinas”, y si no fuera por la crisis internacional hubiéramos seguido creciendo a ese ritmo. Soportamos la crisis mucho mejor que otros países. Todo lo cual sería evidente si los medios de comunicación no se empeñaran en sostener lo contrario.

La lectura profesional dice que aprovechando las inversiones de la década de 1990, la recesión que siguió al abandono de la Convertibilidad y una notable (y transitoria) mejora de los términos del intercambio, se infló la economía, se distorsionaron los precios relativos y se agotaron los stocks. Hubo reactivación, no “nuevo modelo de país”. Dicha reactivación se agotó desde mediados de 2008 para el campo y sus satélites, y desde fines de dicho año para el resto de la economía.

Hay que tomar decisiones sobre la base de que, en el plano internacional, lo peor ya pasó, es decir, que no habrá colapso del capitalismo, desplomes bursátiles o corridas bancarias. La cuestión de la recuperación de la actividad económica y el empleo es otro cantar.

La decisión económica local está dominada por el hecho de que, en un país presidencialista y personalista como el nuestro, el Poder Ejecutivo perdió por completo su credibilidad. Me sorprendería que la pudiera recuperar, pero la historia y el sentido común sugieren que se trata de procesos irreversibles.

Sin credibilidad la vida sigue en el sentido de que continuamos comiendo, vistiéndonos, yendo al trabajo, las madres siguen enviando a sus hijos al colegio, etc. Por eso el PBI no es cero (no digo la tasa de crecimiento, el nivel). Pero el crecimiento, pero en serio, es otra cosa.

El crecimiento pero en serio tiene que ver con las fantasías y las ilusiones de aquellos seres humanos emprendedores, que cada vez que se sienten frustrados hacen algo para mejorar su situación: el tachero cambia su unidad, el pizzero pone vasos nuevos sobre las mesas, el productor de zapatos incorpora nuevas maquinas o introduce nuevos modelos, etc.

Lo que voy a decir es de perogrullo, pero muy importante. La acción, la asunción de riesgos, tiene que tener sentido para quien la lleva a cabo. La tragedia que desde hace algún tiempo padecemos en Argentina es que cada uno de nosotros siente que los recursos que tiene fuera del sistema económico son “suyos”, mientras que los que tiene dentro del sistema son “nuestros” (resulta tragicómico escuchar a funcionarios, legisladores y dirigentes políticos, hablar -y actuar- como si mi pizzería fuera nuestra pizzería, reclamándonos encima que le agradezcamos que todavía podemos quejarnos).

Los finales de los gobiernos, particularmente cuando no hay credibilidad, generan languidez económica, no crecimiento sostenido. Dentro de lo cual, por situaciones particulares o sectoriales, puede haber mejoras y deterioros.

¿Qué hacer? Suicidarnos, es una alternativa; migrar es otra. El resto debemos concentrarnos en lo que sabemos hacer, sin contarnos cuentos en materia de mejoras macroeconómicas, sabiendo que esta crisis, como este gobierno, también van a pasar. ¡Animo!

Saludos

ESTOY CANSADO

cansancio

A esta altura del año, es muy difícil encontrar a alguna persona que no nos diga con cara de rendido “ESTOY CANSADO”, y no lo puedo negar, soy de esos. Esos que esperamos el fin de año como si fuera el gran salvador!!

Estas últimas dos semanas, fueron especialmente cansadoras, no de lo físico, sino de la cabeza. Hace un año dejé de trabajar en la agencia  y decidí en esa salida no volver al trabajo empleado. Menuda decisión, porque si de por sí, en nuestra Bendita Argentina es difícil emprender, sumale el contexto global y particular + nuestros INGOBERNANTES… te la regalo.

Fue un año difícil, pero un año que valió cada día. A pesar de las dificultades, estoy feliz de esa decisión.
Todas las mañanas me animo a seguir atacando la realidad y reforzar esta decisión, la de emprender.
Hoy después de un año de esfuerzo, sacrificio (de mi increíble familia), amor por lo que hago, estoy viendo un camino claro por delante. Está buenísimo, pero me genera mucha ansiedad, preocupación también, porque uno quiere superar siempre sus expectativas y sorprender. Mayor aún cuando no todo depende exclusivamente de vos.

Pero como les decía al principio, “ESTOY CANSADO”, y me cuestiona cuanta energía puedo tener para llevar adelante mis nuevos desafíos. Cómo hacer para renovar esas energías cuando en realidad no cortaste ni 10 minutos (especialmente tu cabeza).

Ya les conté antes el porque de mi blog, un espacio de mi entero dominio donde pueda dar y recibir, un lugar de encuentro que me permita mostrarme talvez, de una manera que no muchos me conocen…. pocos me veían escribiendo, y eso me gusta, porque en este tiempo encontré mucha gente que me comentó que le gustaba lo que hacía y es un gran motivador también.

Y por todo esto decidi volver a leer un libro que les recomiendo a quienes como yo “estén cansados”. Lo leí por primera vez hace unos 4 años participando de un entrenamiento de “Liderazgo, comunicación eficaz y Relaciones Interpersonales” en DALE CARNEGIE. El libro se llama “Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida”. Obviamente no es un libro mágico, pero nos permite meternos un poco dentro nuestro, reconocer esas preocupaciones, darnos herramientas para manejarlas hasta eliminarlas y finalmente vivir más intensamente nuestra vida.

Estoy cansado, si. Pero estoy Feliz, porque veo cosas buenas por delante. Maqui y mis hijas me hacen tener energías que no creí que tuviera. Está buenísimo.

Bueno, ya entramos al jueves, asi que no les voy a decir buena semana, pero espero que hasta acá, más allá de la lluvia les haya ido bien.

Chau

LA SOLEDAD DEL EMPRENDEDOR

Toda mi vida tuve esa doble sensación de alegría y soledad al momento de emprender. Emprender por el simple hecho de encarar algo, no necesariamente “construir” una empresa.

Aunque cualquier proyecto, sea de la índole que sea es “emprender”.

Tengo casi 40 años y no tengo duda, por mi manera de ser, que voy a emprender hasta el último día que viva. Esa es mi esencia, esa es mi vida y mi combustible. Hay veces que tengo la sensación que estoy condenado a sufrir toda mi vida :-).

Hay gente en cambio, que tienen la paz y tranquilidad de “pasar” la vida haciendo lo que otros le mandan, y está bien y se sienten bien, porque en definitiva, son sus grandes empresas quienes los protegen de tomar esas desiciones; y otros rayados que no podemos estar tranquilos nunca, porque hasta dormidos estamos pensando que vamos a encarar de nuevo al día siguiente.

Un post de DAMIAN VOLTES del mes de julio habla de esto, pero puntualmente del foco, en cuanto a la asignación de tiempo, dinero y cabeza para los proyectos. Que tiene mucho que ver con esto de la soledad.

Puntualmente, lo que interesaba contar, es lo que se conoce como SOLEDAD DEL EMPRENDEDOR.  Esta soledad del emprendedor, es algo que la puede entender solo quién emprende, no quien forma parte del equipo, porque si la idea y el impulso fue tuyo, esa otra persona (equipo) por más comprometida que esté, no es quien lo lleva en la sangre ni quién lo sufre en el corazón.

Soledad

También pasa, que las decisiones que ponemos sobre la mesa para discutir en equipo  (creyendo que es lo correcto), muchas veces terminan siendo las no suman, porque no hay como lo que decide el emprendedor (con la carga y soledad que implica). Esa decisión es la que vale. No siempre la buena desición es la correcta.

Es fundamental que en todo el proceso, sigamos con la apertura de cabeza para ver más allá de “nuestra idea”, fortaleciendo conceptos, decisiones, cada uno de los pasos, acompañándose con gente que sepa (especialistas) en cada una de las áreas donde nosotros flaqueamos. Porque muchas veces, por no decir casi siempre, el proyecto que iniciamos, nunca es el mismo que el que termina siendo. Y por esto debemos tener el dinamismo y la flexibilidad de cambiar y aceptar esos virajes.

Que seamos emprendedores no quiere decir que debamos saber todo de todo… y este es un error común de orgullo que tenemos, simplemente por no querer hablar, pedir, preguntar…

Investigando sobre esto, llegué a un blog español que hablaba claramente de esto y que aqui comparto con ustedes:

  • Recordarse a uno mismo, constantemente, las metas que tenemos, los motivos por los que luchamos y por los que realizamos los sacrificios. Hay que visualizarlo. Me da igual que sea un seguimiento con un excel, un mapa enmarcado en la pared, o una foto especial en nuestro despacho, pero hay que machacarnos con que lo que hacemos tiene un sentido, una finalidad.
  • Hablar, hablar, y hablar. Tenemos que comentar nuestros problemas con alguien. Los más íntimos y peliagudos con gente de confianza, es fundamental para emprender contar con al apoyo de tu familia, de tu circulo más íntimo. Eso nos ayudará a darnos cuenta, en muchas ocasiones, que no somos un caso aislado. Que hay mucha más gente con esa misma situación y que la soluciona de distintas maneras, seremos especiales, pero no tanto. Tejer relaciones de confianza, comunicarnos con ello, y trasladar, si es posible parte del problema hacia arriba y hacia abajo.
  • Recordar siempre que, aunque la chispa de la creación, la toma de la decisión suele ser individual, difícilmente podremos llevarla acabo nosotros solos. Equipo y líder se necesitan mutuamente.
  • Por otro lado, conviene relativizar. No podemos autoexigirnos en exceso. No controlamos todas las variables. Existe el azar, la causalidad, y en ocasiones buscamos explicaciones que nos hacen mucho daño solo por negarnos a admitir que algo es fruto de la buena/mala suerte. Si pusiste todo de tu ser, y aun así por un golpe del destino sale mal, asumilo y no descargues tu ira, ni en vos mismo, autoculpándote, ni en los terceros.

NO EMPRENDAS SI NO ESTAS DISPUESTO A DAR EL PASO SIN MIRAR PARA ABAJO.

Siempre, nos digan lo que nos digan quienes estén afuera, EL EMPRENDIMIENTO es del EMPRENDEDOR y nadie, solo él, tendrá el control de él mismo.

También encontré un video dentro del blog de Jaime Estévez que habla exactamente de esto.

Si tenés algo que opinar, decir, criticar, no lo dejes pasar y escribilo.