9 AÑOS.

Minientrada

Que difícil es mantener el equilibrio en un matrimonio. El conocerse tanto, hace que el margen de error sea cada vez menor, y que uno tenga que ser cada vez más creativo para seguir manteniendo la espontaneidad e inocencia de esos primeros días. Lograr esto está buenísimo, pero también te obliga a esforzarte mucho!

Por otro lado, Que felicidad te da sentir que estás cerca de lograr eso!!!.

Hoy con Maqui cumplimos 9 años de casados. No te miento si te digo que no entiendo como llegamos, alguna vez lo dije y lo voy a seguir repitiendo, mi familia es mi mejor y más complejo proyecto. Cada día es una empresa nueva, con situaciones nuevas, algunas más difíciles que otras, pero cuando la construimos con bases muy solidas, es un placer transitar ese camino.  Cuando repito que no sé como llegué acá no es por ella, sino por mi. Un eterno emprendedor de proyectos inconclusos :(.

Mi felicidad es eterna cuando de noche, apoyado sobre el marco de la puerta del cuarto de las chicas, veo dormir a Delfina, Clara e Inés. Te aseguro que se me llenan los ojos de lagrimas de emoción, de no terminar de comprender el milagro de la vida. Cada una de ellas es única y distinta a sus hermanas. Las tres me regalan amor a diario y yo me siento culpable muchas veces de no devolverles más de lo que ellas me regalan.

En estos nueve años pasaron muchas cosas, muchas para contar, pero cuando la miro a Maqui me siento importante, estoy feliz, sé que estamos bien, muy bien… y que es un regalo de Dios. Me pone limites, me ordena, me hace definitivamente mejor, me ayuda a mejorarme todos los días.

Pensar que pasamos de nuestra intimidad a formar una familia con 3 hijas es mágico… sí, es verdad que demanda más energia, pero no hay nada que pueda compararse a ser padre, o más que eso, a la mirada de tus hijas. Esa mirada cargada de amor derrumba cualquier muro, no hay fuerza que pueda pararnos. Y ahí, justo en ese momento, me doy cuenta porque tengo tanta energía, porque a pesar de todos los traspiés, seguimos para adelante.

Sin duda hay muchas cosas que podrían hacer de nuestra vida mejor, o hablando con más honestidad (y con más egoismo), que podrían hacer mi vida mejor. Pero cuando “ya no sos solo”, los egoismo tienden a desvanecerse y a complementarse con los de la otra persona.

Hoy escribo esto para agradecer, primero que nada a Dios por haber puesto a Maqui en mi camino, por habernos regalados tres hijas que me completan y me ayudan a ver el mundo con ojos mucho menos viciados, y también a buscar lo mejor para ellas.

También agradecer a nuestros padres, papá y mamá y Fer y Jandry, que cómo padres supieron darnos las mejores herramientas para formarnos como personas integras, honestas y con valores cristianos.

Y sin duda a nuestros hermanos y amigos, que de una u otra manera tambien nos acompañan a transitar este camino.

Gracias a todos y por muchos años más de estos mismos esfuerzos, sacrificios, darnos y recibir.

Ezequiel

02_02_11 – UN PASO A LA VEZ

Me sorprende como a pesar de ir creciendo los hijos, sigo con esa sensación de padre primerizo. De diferentes maneras, cada una de las chicas, muestra avances y cambios. Su manera de hablar, caminar, comer solas, trepar un árbol, interactuar con amigas… como cantan, se rien, todo es nuevo vez a vez y emociona como el primer día!

Y siguen creciendo, y  siguen cambiando.

Hoy fui a buscar a Delfina a natación, quise apurarme para sacarle unas fotos, y entre lo que saqué (nada muy potable para ser honesto!), encontré esta imagen que me disparo para otro lado.

Este otro lado que te digo es el de los emprendedores. Ya en otro post mencionaba LA SOLEDAD DEL EMPRENDEDOR y ahi decía:

NO EMPRENDAS SI NO ESTAS DISPUESTO A DAR EL PASO SIN MIRAR PARA ABAJO”.

Los chicos tienen algo que los mueve y que todos aquellos que nos decimos emprendedores tenemos que tomar en cuenta. A media que van creciendo, tienen nuevos desafíos, nuevos objetivos que rara vez posponen o descartan por cansancio. Los chicos no paran y creen que todo lo pueden hacer. Claro está que parte es la inexperiencia, la inconsciencia o la inocencia. Pero no quita que son insistentes y que pocas cosas los frenan.

El emprendedor, en general un tipo más grande, con experiencia que le aportaron trabajos anteriores, su capacitación en instituciones prestigiosas y todo el piripipi que le queramos poner, muchas veces no tiene el valor de los chicos. Habla tanto desde el conocimiento, que se pasa analizando, proyectando, calculando, pero no hace… y es lo peor para un emprendedor.

Una frase que me gustó siempre fue que: “La diferencia entre un emprendedor y otro, está en que uno hace y el otro no”.

Delfina estaba sola en la pileta, contemplando la inmensidad del agua! Ese desafío que tenía frente a sus narices (a sus 5 años) y que sabía tenía que superar. SE TIRO A LA PILETA y nadó.

Si vos sos de los emprendedores que analizan demasiado, animate, tomá envión y tirate, porque lo más grave no es fallar, es no haberlo intentado!

E

07_01_11 – BUEN TRABAJO!

Está claro que el trabajo implica esfuerzo, responsabilidad, metas, objetivos, trabajo en equipo y muchas otras cosas que diariamente tenemos en nuestro TO DO  LIST.  Si somos emprendedores, todas estas cosas se multiplican, porque nuestro día de trabajo… o mejor dicho nuestra cabeza, trabaja las 24 hs. A medida que llega el viernes, el cansancio se va apoderando de nosotros y cada vez pensamos menos….

Hoy quise hacer algo distinto y me tome la tarde para trabajar en un entorno diferente, totalmente anormal para un día habitual de los mios. Pensaba que este entorno me facilitaría el trabajo, pero no…. la vista se pierde en el agua y mi cabeza vuela también por ahí.

Sí, descanse y pude pensar más tranquilo. La verdad que está bueno! Creo que hay que tomarse estos recreos cada tanto para ordenar las ideas al menos!

Buen Fin de Semana!

RASCA, PERO DONDE NO PICA.

Sigo con las colaboraciones indirectas de quienes me envían correos electrónicos con algunos contenidos muy buenos.

Éste texto, surge del “Libro de los Abrazos” de Eduardo Galeano. Me pareció sencillamente Brillante. Me hizo reflexionar sobre cuantas veces nos encontramos esforzándonos interminablemente, dedicando tiempo, en proyectos sin futuro… pero como nos enamoramos de ellos, no tenemos la claridad de darnos cuenta que tal vez no sirven.

Esto se ve claro en éste relato:

“El pastor Miguel Brun me contó que hace algunos años estuvo con los indios del Chaco paraguayo. Él formaba parte de una misión evangelizadora. Los misioneros visitaron a un cacique que tenía prestigio de muy sabio.

El cacique, un gordo quieto y callado, escuchó sin pestañear la propaganda religiosa que le leyeron en lengua de los indios. Cuando la lectura terminó, los misioneros se quedaron esperando. El cacique se tomó su tiempo.

Después opinó: -Eso rasca. Y rasca mucho, y rasca muy bien.

Y sentenció: -Pero rasca donde no pica.

Este breve relato que tan inocentemente compartieron conmigo, fue como un golpe de realidad. Me caracterizo por emprender, por proyectar e impulsar (posiblemente) donde no hay futuro.

Claramente me habla y me propone que al menos, dedique un poco de tiempo a evaluar lo que estoy comenzando. Creo que nos mejoraría la calidad de vida a todos (especialmente la mia).

Te tiro dos preguntas para reflexionar un poco:

Vos sos como el evangelizador?, que tan seguro estaba de lo que predicaba que nunca pensó si al otro le interesaba??

O sos de analizar y luego emprender?

Espero que te haya gustado! 😉

COSECHARÁS TU SIEMBRA

Hace varios día que no publico nada y a pesar de tener varias cosas por ahí guardadas, no pude dedicarle el tiempo que quería.

Todo este tiempo, tuve en mi cabeza el dicho que dice “COSECHARAS TU SIEMBRA”; y también pensaba en esas muchas recetas que recomiendan los emprendedores con casos exitosos, vinculado al FOCO, ESFUERZO, SOCIOS. Y al mismo tiempo hice un repaso de cómo fue este último año, desde que en Octubre del año pasado dejé de trabajar en la Agencia.

Cuando me fui, una de las primeras cosas que pensé en ese momento para mis adentros fue, “yo no voy a volver a trabajar en relación de dependencia”. Esto no tenía que ver puntualmente con ser o no empleado, sino que de esa manera estaría dedicando mis años más productivos y de mayor energía a “llenarle los bolsillos de plata a otro”. Ese “otro” quería ser yo (sin tener la certeza de poder lograrlo), y sé que tomar esa decisión fue (y es) muy difícil, para mí en primer lugar, sin duda para mi familia (Maqui y las chicas) que se arremangaron para hacer frente a este desafío, y para todos los que me rodean; muchos diciéndolo, otros callándolo, podían o no estar de acuerdo, pero todos, ABSOLUTAMENTE TODOS, respetaron mi decisión.

Algunos creyeron que era una desición caprichosa de mi parte, pero en mi ser más íntimo, sentía la necesidad y el momento de dar el paso hacia adelante, aunque no tenía la certeza si contaba con una red de protección. Esta red, se fue conformando con el tiempo de la mano de mi familia primero, y luego de mis amigos y colegas que me daban su apoyo y confianza para seguir empujando.

Ya comencé un nuevo proyecto que me permite planificar y proyectar el futuro de mi familia y el mío y me pone tremendamente felíz, porque me prueba que cada día que pasó este año valió la pena.

Este tiempo, a pesar de no haber tenido un trabajo formal, desde el día uno me puse a trabajar muy fuerte desde temprano en las mañanas hasta entrada la noche en MI proyecto, porque sabía que era la única manera de hacerlo. Eso fue lo que me llevó a estar hoy muy bien.

Una de las grandes desiciones que tuve que tomar fue en septiembre, cuando mi gran amigo Luis Correas, dueño de Wine Gallery, me hizo una propuesta para sumarme a su empresa. Más allá de mi necesidad (definitivamente lo necesitaba), sabía que si seguía esforzándome por lo que había elegido (crear mi propia agencia) podía revertir esa situación. Con Luis ya había trabajado y tenía claro que el negocio de los vinos y con un amigo como él sería muy gratificante trabajar, pero mi corazón decía otra cosa. GRACIAS LUIS!!!

Soy muy afortunado al estar casado con Maqui, porque si ella no me hubiera dado su apoyo en la decisión de no aceptar esta propuesta, hoy no podría contar que la rueda comenzó a girar.

Ahora comienza el otro desafío, ese es brillar en cada paso que dé, sin dejar un solo detalle librado al azar.  Yo creo que la PASION es parte clave en esto, tomar con alegría y libertad estos trabajos y ser feliz por tenerlos.

Estos días hablaba con mis padres sobre la vida y como vivirla alegremente. Parte de este “arte” radica en la capacidad de aceptar con plena alegría lo que tenemos HOY, no la proyección del mañana, ni las historias del ayer. Si tenemos la noción de todos los regalos con los que nos levantamos cada mañana, todos seríamos más felices. Algunos con más, otros con menos, pero todos aceptándonos como somos y con lo que somos.

Que pases una buena semana y gracias por acompañarme todo este tiempo

Hasta la próxima publicación.

¿QUE ESPERAR CUANDO NO HAY CREDIBILIDAD?

Pocas cosas hay en los diarios que Internet no haya adelantado días, horas o minutos antes. Hoy, en el diario LA NACION, salió publicada una columna de Juan Carlos de Pablo que no tiene desperdicio. Hace un repaso crítico y brutal sobre la realidad que vivimos, como llegamos hasta acá y que nos depara a los emprendedores y a todos aquellos que a pesar de todo, tenemos que seguir para adelante.

Imagino que muchos no lo leyeron y para mí, como dije antes, no tiene desperdicio.

paciencia

¿QUE ESPERAR CUANDO NO HAY CREDIBILIDAD?

Según el Poder Ejecutivo a partir de 2003 crecimos “a tasas chinas”, y si no fuera por la crisis internacional hubiéramos seguido creciendo a ese ritmo. Soportamos la crisis mucho mejor que otros países. Todo lo cual sería evidente si los medios de comunicación no se empeñaran en sostener lo contrario.

La lectura profesional dice que aprovechando las inversiones de la década de 1990, la recesión que siguió al abandono de la Convertibilidad y una notable (y transitoria) mejora de los términos del intercambio, se infló la economía, se distorsionaron los precios relativos y se agotaron los stocks. Hubo reactivación, no “nuevo modelo de país”. Dicha reactivación se agotó desde mediados de 2008 para el campo y sus satélites, y desde fines de dicho año para el resto de la economía.

Hay que tomar decisiones sobre la base de que, en el plano internacional, lo peor ya pasó, es decir, que no habrá colapso del capitalismo, desplomes bursátiles o corridas bancarias. La cuestión de la recuperación de la actividad económica y el empleo es otro cantar.

La decisión económica local está dominada por el hecho de que, en un país presidencialista y personalista como el nuestro, el Poder Ejecutivo perdió por completo su credibilidad. Me sorprendería que la pudiera recuperar, pero la historia y el sentido común sugieren que se trata de procesos irreversibles.

Sin credibilidad la vida sigue en el sentido de que continuamos comiendo, vistiéndonos, yendo al trabajo, las madres siguen enviando a sus hijos al colegio, etc. Por eso el PBI no es cero (no digo la tasa de crecimiento, el nivel). Pero el crecimiento, pero en serio, es otra cosa.

El crecimiento pero en serio tiene que ver con las fantasías y las ilusiones de aquellos seres humanos emprendedores, que cada vez que se sienten frustrados hacen algo para mejorar su situación: el tachero cambia su unidad, el pizzero pone vasos nuevos sobre las mesas, el productor de zapatos incorpora nuevas maquinas o introduce nuevos modelos, etc.

Lo que voy a decir es de perogrullo, pero muy importante. La acción, la asunción de riesgos, tiene que tener sentido para quien la lleva a cabo. La tragedia que desde hace algún tiempo padecemos en Argentina es que cada uno de nosotros siente que los recursos que tiene fuera del sistema económico son “suyos”, mientras que los que tiene dentro del sistema son “nuestros” (resulta tragicómico escuchar a funcionarios, legisladores y dirigentes políticos, hablar -y actuar- como si mi pizzería fuera nuestra pizzería, reclamándonos encima que le agradezcamos que todavía podemos quejarnos).

Los finales de los gobiernos, particularmente cuando no hay credibilidad, generan languidez económica, no crecimiento sostenido. Dentro de lo cual, por situaciones particulares o sectoriales, puede haber mejoras y deterioros.

¿Qué hacer? Suicidarnos, es una alternativa; migrar es otra. El resto debemos concentrarnos en lo que sabemos hacer, sin contarnos cuentos en materia de mejoras macroeconómicas, sabiendo que esta crisis, como este gobierno, también van a pasar. ¡Animo!

Saludos

ESTOY CANSADO

cansancio

A esta altura del año, es muy difícil encontrar a alguna persona que no nos diga con cara de rendido “ESTOY CANSADO”, y no lo puedo negar, soy de esos. Esos que esperamos el fin de año como si fuera el gran salvador!!

Estas últimas dos semanas, fueron especialmente cansadoras, no de lo físico, sino de la cabeza. Hace un año dejé de trabajar en la agencia  y decidí en esa salida no volver al trabajo empleado. Menuda decisión, porque si de por sí, en nuestra Bendita Argentina es difícil emprender, sumale el contexto global y particular + nuestros INGOBERNANTES… te la regalo.

Fue un año difícil, pero un año que valió cada día. A pesar de las dificultades, estoy feliz de esa decisión.
Todas las mañanas me animo a seguir atacando la realidad y reforzar esta decisión, la de emprender.
Hoy después de un año de esfuerzo, sacrificio (de mi increíble familia), amor por lo que hago, estoy viendo un camino claro por delante. Está buenísimo, pero me genera mucha ansiedad, preocupación también, porque uno quiere superar siempre sus expectativas y sorprender. Mayor aún cuando no todo depende exclusivamente de vos.

Pero como les decía al principio, “ESTOY CANSADO”, y me cuestiona cuanta energía puedo tener para llevar adelante mis nuevos desafíos. Cómo hacer para renovar esas energías cuando en realidad no cortaste ni 10 minutos (especialmente tu cabeza).

Ya les conté antes el porque de mi blog, un espacio de mi entero dominio donde pueda dar y recibir, un lugar de encuentro que me permita mostrarme talvez, de una manera que no muchos me conocen…. pocos me veían escribiendo, y eso me gusta, porque en este tiempo encontré mucha gente que me comentó que le gustaba lo que hacía y es un gran motivador también.

Y por todo esto decidi volver a leer un libro que les recomiendo a quienes como yo “estén cansados”. Lo leí por primera vez hace unos 4 años participando de un entrenamiento de “Liderazgo, comunicación eficaz y Relaciones Interpersonales” en DALE CARNEGIE. El libro se llama “Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida”. Obviamente no es un libro mágico, pero nos permite meternos un poco dentro nuestro, reconocer esas preocupaciones, darnos herramientas para manejarlas hasta eliminarlas y finalmente vivir más intensamente nuestra vida.

Estoy cansado, si. Pero estoy Feliz, porque veo cosas buenas por delante. Maqui y mis hijas me hacen tener energías que no creí que tuviera. Está buenísimo.

Bueno, ya entramos al jueves, asi que no les voy a decir buena semana, pero espero que hasta acá, más allá de la lluvia les haya ido bien.

Chau