9 AÑOS.

Minientrada

Que difícil es mantener el equilibrio en un matrimonio. El conocerse tanto, hace que el margen de error sea cada vez menor, y que uno tenga que ser cada vez más creativo para seguir manteniendo la espontaneidad e inocencia de esos primeros días. Lograr esto está buenísimo, pero también te obliga a esforzarte mucho!

Por otro lado, Que felicidad te da sentir que estás cerca de lograr eso!!!.

Hoy con Maqui cumplimos 9 años de casados. No te miento si te digo que no entiendo como llegamos, alguna vez lo dije y lo voy a seguir repitiendo, mi familia es mi mejor y más complejo proyecto. Cada día es una empresa nueva, con situaciones nuevas, algunas más difíciles que otras, pero cuando la construimos con bases muy solidas, es un placer transitar ese camino.  Cuando repito que no sé como llegué acá no es por ella, sino por mi. Un eterno emprendedor de proyectos inconclusos :(.

Mi felicidad es eterna cuando de noche, apoyado sobre el marco de la puerta del cuarto de las chicas, veo dormir a Delfina, Clara e Inés. Te aseguro que se me llenan los ojos de lagrimas de emoción, de no terminar de comprender el milagro de la vida. Cada una de ellas es única y distinta a sus hermanas. Las tres me regalan amor a diario y yo me siento culpable muchas veces de no devolverles más de lo que ellas me regalan.

En estos nueve años pasaron muchas cosas, muchas para contar, pero cuando la miro a Maqui me siento importante, estoy feliz, sé que estamos bien, muy bien… y que es un regalo de Dios. Me pone limites, me ordena, me hace definitivamente mejor, me ayuda a mejorarme todos los días.

Pensar que pasamos de nuestra intimidad a formar una familia con 3 hijas es mágico… sí, es verdad que demanda más energia, pero no hay nada que pueda compararse a ser padre, o más que eso, a la mirada de tus hijas. Esa mirada cargada de amor derrumba cualquier muro, no hay fuerza que pueda pararnos. Y ahí, justo en ese momento, me doy cuenta porque tengo tanta energía, porque a pesar de todos los traspiés, seguimos para adelante.

Sin duda hay muchas cosas que podrían hacer de nuestra vida mejor, o hablando con más honestidad (y con más egoismo), que podrían hacer mi vida mejor. Pero cuando “ya no sos solo”, los egoismo tienden a desvanecerse y a complementarse con los de la otra persona.

Hoy escribo esto para agradecer, primero que nada a Dios por haber puesto a Maqui en mi camino, por habernos regalados tres hijas que me completan y me ayudan a ver el mundo con ojos mucho menos viciados, y también a buscar lo mejor para ellas.

También agradecer a nuestros padres, papá y mamá y Fer y Jandry, que cómo padres supieron darnos las mejores herramientas para formarnos como personas integras, honestas y con valores cristianos.

Y sin duda a nuestros hermanos y amigos, que de una u otra manera tambien nos acompañan a transitar este camino.

Gracias a todos y por muchos años más de estos mismos esfuerzos, sacrificios, darnos y recibir.

Ezequiel

Reflexiones sobre el perdón!

Invariablemente el ser humano es imperfecto.

Yo soy imperfecto.  (Muuuuuuyyyyy). Pero muchas veces el hombre (y hablo por hombres y mujeres) en nuestra soberbia, no reconocemos esa imperfección. Por ser así, fallados de fábrica, cometemos errores, errores que fundamentalmente nos afectan a nosotros en cuerpo y alma, y también afectan a otros. A los otros que nos rodean!!! Y en mayor medida a quienes más nos aman.

Estos errores, muchas veces involuntarios (que con los años los llamaremos experiencia)…, hacen que nuestra vida en muchos momentos no la podamos vivir plenamente, con la intensidad y alegría que hace falta. Eso puede ser por muchas cosas

No haber logrado objetivos que nos propusimos de chicos,

No animarnos a cumplir nuestros sueños,

No animarnos a dar ese paso que falta, el que nos compromete!

Por escudarnos en cualquier excusa superficial para no encarar lo que nos puede hacer verdaderos y completos hombres (y mujeres)…. y especialmente, FELICES!

También por no haber podido romper esos paradigmas de vida y/o forma de vida con la que nos moldean desde pequeños.

El verdadero problema de eso, es que nos auto flagelamos y no avanzamos… nos quedamos estancados en una época de nuestra vida y ahí desaparecemos…. de golpe crecimos y no sabemos como o en que momento se pasó nuestra vida!!!…. y que hacíamos nosotros?, donde estábamos?

Justo ahí es donde aparece el perdón, ese perdón que nos cura y cura a quienes perdonamos. El verdadero perdón que moviliza, que nos permite avanzar.

Todo esto que escribo, surge de una nota publicada la semana pasada, en el diario LA NACIÓN de Argentina. Es un fragmento de LA LEY DEL ESPEJO  de Yoshinori Noguchi. 

Te lo comparto para que puedas leerlo y pensar. Ojalá Te sirva.

“Vamos a reflexionar un poco sobre el perdón. Cuando pienso ¡no se lo puedo perdonar!, significa que todavía vivo atado al pasado, que el corazón está repleto de rencor hacia alguna persona.

Si siento resentimiento hacia alguien y me digo ¡no se lo puedo perdonar!, no conseguiré nunca la paz interior. Estamos trastornados porque una fuerza extra está actuando sobre nosotros. Y si esta situación se prolonga, se acabará convirtiendo en sufrimiento.

Ciertamente ésta es una situación difícil. Yo también la he experimentado.

En este momento tenemos dos opciones: perdonar o no perdonar.

Si en el pasado resultamos heridos en la relación con alguien, podemos escoger no perdonar.

En este caso significa que nos permitimos quedar anclados en el acontecimiento pasado. Y debido a esa situación pasada, eliminamos la posibilidad de tener una vida llena de paz.

Por otro lado tenemos también la opción de perdonar. Si perdonamos, entonces tanto nuestro cuerpo como nuestro interior se calman y podemos relajarnos.

Nos liberamos del hechizo del pasado y conseguimos paz y libertad de espíritu.

Perdonar no significa que damos el visto bueno a lo que nos han hecho ni que lo pasamos por alto.

Perdonar significa que nos liberamos del pasado que nos ata, que dejamos de hacer reproches, y que escogemos la calma de los momentos presentes.

¿Y usted? ¿Siente en este momento resentimiento hacia alguien?

¿Estaría dispuesto a perdonar a esa persona con tal de conseguir una vida feliz?

Debe tener en cuenta que perdonar a alguien es sólo para usted mismo, no es para nadie más.

Pero si nos llenamos el interior únicamente de insatisfacción, cada vez ocurrirán más acontecimientos que quieren expresar el descontento.

Y, al contrario, si tenemos el corazón siempre lleno de agradecimiento, ocurrirán más acontecimientos que nos harán sentir más agradecidos.

La vida es un espejo que refleja nuestro corazón. Esta ley es muy simple, pero si la tomamos en cuenta, nos enseñará a conducir y enriquecer nuestras vidas.”

Fragmento de La ley del espejo , del psicólogo y experto en coaching Yoshinori Noguchi (Hiroshima, 1963). 

_______________________________________

Que te pareció?

La foto que busqué para ilustrar, es de la parábola del Hijo Pródigo. El extremo del arrepentimiento y del perdón (y Amor) en una sola imagen.

Saludos,

SOLO POR HOY.

Muchas veces leo cosas, frases, citas y otras que me sacan una sonrisa, porque pareciera que son recetas de la felicidad perfecta. Son ideales de un mundo lindo, de un mundo donde todo está bien.

Hace rato vengo hablando y repitiendo sobre vivir el hoy, disfrutarlo, agradecer lo que tenemos y no quedarnos estancados en problemas de ayer o amargarnos con problemas futuros. Pero encontré éste SOLO POR HOY, de Sibyl F. Cartdrige dentro del libro de Dale Carnegie que estoy leyendo y que realmente me gustó, y es como un desafío para quien se anime a intentar llevarlo a cabo.  son 10 puntos que tenemos que hacer SOLO POR HOY, parece fácil, pero sin duda quien lo logre seguramente viva en un mundo mejor que el de otros muchos.

SOLO POR HOY. Sibyl F. Cartdrige

1. Sólo por hoy, seré feliz. Esto supone que es verdad lo que dijo Abraham Lincoln, que “la mayoría de las personas son tan felices como deciden serlo”. La felicidad es algo interior; no es asunto de fuera.

2. Sólo por hoy, trataré de ajustarme a lo que es y no trataré de ajustar todas las cosas a mis propios deseos. Aceptaré mi familia, mis negocios y mi suerte como son y procuraré encajar en todo ello.

3. Sólo por hoy, cuidaré de mi organismo. Lo ejercitaré, lo atenderé, lo alimentaré, no abusaré de él ni lo abandonaré, en forma que será una perfecta máquina para mis cosas.

4. Sólo por hoy, trataré de vigorizar mi espíritu. Aprenderé algo útil. No seré un haragán mental. Leeré algo que requiera esfuerzo, meditación y concentración.

5. Sólo por hoy, ejercitaré mi alma de tres modos. Haré a alguien algún bien sin que él lo descubra. Y haré dos cosas que no me agrade hacer, sólo, como dice William James, por ejercitarme.

6. Sólo por hoy, seré agradable. Tendré el mejor aspecto que pueda, me vestiré con la mayor corrección a mi alcance, hablaré en voz baja, me mostraré cortés, seré generoso en la alabanza, no criticaré a nadie, no encontraré defectos en nada y no intentaré dirigir o enmendar la plana al prójimo.

7. Sólo por hoy, trataré de vivir únicamente este día, sin abordar a la vez todo el problema de la vida. Puedo hacer en doce horas cosas que me espantarían si tuviera que mantenerlas durante una vida entera.

8. Sólo por hoy, tendré un programa. Consignaré por escrito lo que espero hacer cada hora. Cabe que no siga exactamente el programa, pero lo tendré. Eliminaré dos plagas, la prisa y la indecisión.

9. Sólo por hoy, tendré media hora tranquila de soledad y descanso. En esta media hora pensaré a veces en Dios, a fin de conseguir una mayor perspectiva para mi vida.

10. Sólo por hoy, no tendré temor y especialmente no tendré temor de ser feliz, de disfrutar de lo bello, de amar y de creer que los que amo me aman.