9 AÑOS.

Minientrada

Que difícil es mantener el equilibrio en un matrimonio. El conocerse tanto, hace que el margen de error sea cada vez menor, y que uno tenga que ser cada vez más creativo para seguir manteniendo la espontaneidad e inocencia de esos primeros días. Lograr esto está buenísimo, pero también te obliga a esforzarte mucho!

Por otro lado, Que felicidad te da sentir que estás cerca de lograr eso!!!.

Hoy con Maqui cumplimos 9 años de casados. No te miento si te digo que no entiendo como llegamos, alguna vez lo dije y lo voy a seguir repitiendo, mi familia es mi mejor y más complejo proyecto. Cada día es una empresa nueva, con situaciones nuevas, algunas más difíciles que otras, pero cuando la construimos con bases muy solidas, es un placer transitar ese camino.  Cuando repito que no sé como llegué acá no es por ella, sino por mi. Un eterno emprendedor de proyectos inconclusos :(.

Mi felicidad es eterna cuando de noche, apoyado sobre el marco de la puerta del cuarto de las chicas, veo dormir a Delfina, Clara e Inés. Te aseguro que se me llenan los ojos de lagrimas de emoción, de no terminar de comprender el milagro de la vida. Cada una de ellas es única y distinta a sus hermanas. Las tres me regalan amor a diario y yo me siento culpable muchas veces de no devolverles más de lo que ellas me regalan.

En estos nueve años pasaron muchas cosas, muchas para contar, pero cuando la miro a Maqui me siento importante, estoy feliz, sé que estamos bien, muy bien… y que es un regalo de Dios. Me pone limites, me ordena, me hace definitivamente mejor, me ayuda a mejorarme todos los días.

Pensar que pasamos de nuestra intimidad a formar una familia con 3 hijas es mágico… sí, es verdad que demanda más energia, pero no hay nada que pueda compararse a ser padre, o más que eso, a la mirada de tus hijas. Esa mirada cargada de amor derrumba cualquier muro, no hay fuerza que pueda pararnos. Y ahí, justo en ese momento, me doy cuenta porque tengo tanta energía, porque a pesar de todos los traspiés, seguimos para adelante.

Sin duda hay muchas cosas que podrían hacer de nuestra vida mejor, o hablando con más honestidad (y con más egoismo), que podrían hacer mi vida mejor. Pero cuando “ya no sos solo”, los egoismo tienden a desvanecerse y a complementarse con los de la otra persona.

Hoy escribo esto para agradecer, primero que nada a Dios por haber puesto a Maqui en mi camino, por habernos regalados tres hijas que me completan y me ayudan a ver el mundo con ojos mucho menos viciados, y también a buscar lo mejor para ellas.

También agradecer a nuestros padres, papá y mamá y Fer y Jandry, que cómo padres supieron darnos las mejores herramientas para formarnos como personas integras, honestas y con valores cristianos.

Y sin duda a nuestros hermanos y amigos, que de una u otra manera tambien nos acompañan a transitar este camino.

Gracias a todos y por muchos años más de estos mismos esfuerzos, sacrificios, darnos y recibir.

Ezequiel

MOVERNOS DE NUESTRO EJE.

Trabajar 6 días por semana, 12 horas por día. Ver a tus hijos dormidos por la noche, contar con solo el domingo para disfrutarlos y descansar. No poder ocuparte de tu salud, de tu alimentación, de tu cuidado personal… tanto sacrificio, e igual los ingresos no alcanzan. Y aunque alcancen, justifica todo lo que nos perdemos?

Leo esto y me da vértigo, pienso: “pobre tipo” y entonces me hago otra pregunta ¿por qué llegar a esto?

Cuanta gente conocés que tiene este ritmo de vida? De qué sirve tanto sacrificio si justamente pierde todo lo que está buscando?…

En la búsqueda de mejorar su calidad de vida, la gente busca un cambio de trabajo que permita eso. Yo,  por calidad de vida entiendo mejorar el tiempo con mi mujer y mis hijas, poder dedicarle tiempo a mi salud (gimnasio, alimentación, salud en general), a mi desarrollo espiritual, etc…

Entonces: OK, logramos dar el paso y cambiar, pero cambiar a que?, porque para lograr eso destinamos más tiempo, más esfuerzo…. Entonces me vuelvo a preguntar: ¿para qué? Para no ver crecer a tus hijas? Para no poder compartir con ellas sus tiempos? Sus cosas importantes? Sus reuniones en el colegio? Para no poder comer con ellas? Para quedarte dormido cada vez que querés conversar con tu mujer? Para no poder ir al gimnasio? No poder almorzar con un amigo?

Sumale a todo esto la inseguridad (ya habitual) de mantener un trabajo –cualquier trabajo- en esta Argentina tan poco segura, tan irrespetuosa con las instituciones, tan concentrada en su propia billetera. Cómo proyectás? Cómo avanzas?

Siempre, indudablemente, cuando buscamos un trabajo, partimos de un deseo o ilusión de una vida mejor. Un ideal de cambio que nos permita trabajar las horas justas, los días justos, con el nervio justo y que nos permita hacer deporte, compartir con tu familia, poder tener un fin de semana, un paseo o lo que sea.

Conozco mucha gente que vive por la plata, y no importa lo que sacrifique, no importa lo que pierde, lo que importa es que su cuenta bancaria crezca. Lo más triste, es que cuando hablan cuentan una historia que difiere de 0 a 100 de su realidad. Triste, muy triste.

Hoy en día, la vida de la gran ciudad (y n o tengo dudas que se repite en cualquier gran ciudad del país y del mundo) te come el cerebro. Te atormenta con su ruido, con su agresividad, con su violación permanente a tu alma.

Educar hijos en ese contexto se convierte en una tarea gigante, simplemente porque no tenemos el valor de cambiar. No tenemos el valor de movernos de nuestro eje y subirnos a uno (que no conocemos) donde el tiempo dure lo que debe durar, donde la gente hable y otros escuchen, donde podamos pensar y ocuparnos de las cosas importantes. Donde el trabajo sea el medio para lograr nuestros objetivos y no el fin.

Cuantas veces pensamos en esto? Lo pensamos?… a mí me da miedo tan solo pensarlo, porque me obliga a actuar, me obliga a cambiar!!!

Creo también que como sociedad somos realmente temerosos, sumisos… nos bancamos cualquier cosa y todo está bien.. Todo nos da lo mismo, nada nos conmueve y nada nos completa… // Los golpes de conciencia llegan muchas veces de la mano de perdidas grandes, un padre, tío, hermano, amigo… y ahí es cuando nos replanteamos todo, absolutamente todo…. pero a la mañana siguiente, el somnífero de nuestra vida nos hace efecto otra vez y todo vuelve a la normalidad.

Hoy leía la entrevista a Martiniano Molina, ex chef mediático y su cambio violento de vida… decidió no transar con el sistema y fundamentalmente decidió ser feliz.

Cómo supongo que querés ser feliz igual que yo… QUE ESTAS HACIENDO PARA QUE ASI SEA? Lo único constante es el cambio, así que tratemos de no esquivarlo.

Buena semana,

Ezequiel

02_02_11 – UN PASO A LA VEZ

Me sorprende como a pesar de ir creciendo los hijos, sigo con esa sensación de padre primerizo. De diferentes maneras, cada una de las chicas, muestra avances y cambios. Su manera de hablar, caminar, comer solas, trepar un árbol, interactuar con amigas… como cantan, se rien, todo es nuevo vez a vez y emociona como el primer día!

Y siguen creciendo, y  siguen cambiando.

Hoy fui a buscar a Delfina a natación, quise apurarme para sacarle unas fotos, y entre lo que saqué (nada muy potable para ser honesto!), encontré esta imagen que me disparo para otro lado.

Este otro lado que te digo es el de los emprendedores. Ya en otro post mencionaba LA SOLEDAD DEL EMPRENDEDOR y ahi decía:

NO EMPRENDAS SI NO ESTAS DISPUESTO A DAR EL PASO SIN MIRAR PARA ABAJO”.

Los chicos tienen algo que los mueve y que todos aquellos que nos decimos emprendedores tenemos que tomar en cuenta. A media que van creciendo, tienen nuevos desafíos, nuevos objetivos que rara vez posponen o descartan por cansancio. Los chicos no paran y creen que todo lo pueden hacer. Claro está que parte es la inexperiencia, la inconsciencia o la inocencia. Pero no quita que son insistentes y que pocas cosas los frenan.

El emprendedor, en general un tipo más grande, con experiencia que le aportaron trabajos anteriores, su capacitación en instituciones prestigiosas y todo el piripipi que le queramos poner, muchas veces no tiene el valor de los chicos. Habla tanto desde el conocimiento, que se pasa analizando, proyectando, calculando, pero no hace… y es lo peor para un emprendedor.

Una frase que me gustó siempre fue que: “La diferencia entre un emprendedor y otro, está en que uno hace y el otro no”.

Delfina estaba sola en la pileta, contemplando la inmensidad del agua! Ese desafío que tenía frente a sus narices (a sus 5 años) y que sabía tenía que superar. SE TIRO A LA PILETA y nadó.

Si vos sos de los emprendedores que analizan demasiado, animate, tomá envión y tirate, porque lo más grave no es fallar, es no haberlo intentado!

E

23_01_11 – M

Hoy caminaba con Delfina a buscar el auto. Caminaba apurado porque lo guardo a 8 cuadras de casa, y el calor post mediodia picaba de lo lindo. De golpe Delfi me frenó en seco y me dijomirá, la M de Mamá!

Además de lo tierno que me pareció, me sorprendió la espontáneidad que puede tener un chico de 5 años vs los grandes, que no vemos esas cosas.

Va la M!

Buena Semana…

Y VOS COMO COMES?

Esto no tiene nada que ver con un post de alimentación (recetas), ni de formulas mágicas para bajar de peso… (el que la conozca que me avise). Este es un post sobre calidad de vida, sobre como vivir mejor.

Ayer me quedé muy preocupado, me tomé el subte en la estación Juramento, porque iba a Retiro para almorzar con Socorro y Tomás (hermanos) y mi nuevo cuñado español, Miguel. Tenía que haber salido como 40 minutos antes, pero quise terminar un trabajo antes. Sabía que iba a estar un poco apretado de tiempo, pero no quería perder la oportunidad de conversar un rato con ellos.

La cuestión es que me llevé una muy fea impresión, simplemente por contrastar lo que yo trato de hacer y lo que ví.

Una mujer de unos 40 años, años más años menos, con buena ropa, linda cartera, estaba casi en cuclillas dentro del vagón, comiendo unas fajitas o algo por el estilo, toda apurada tratando de llegar a, seguramente, una reunión. Me pareció tan triste que hasta le saqué una foto.

¿QUE NOS ESTA PASANDO? Porque no tengo duda que no es exclusivo de ella. No tengo duda que todos, en mayor o menor medida, sufrimos y vivimos lo mismo. SIEMPRE A LAS CORRIDAS…. pero la gran pregunta que me hago es, ¿QUIEN ME CORRE? ¿QUIEN TE CORRE?.

Cuando veo cosas como esta, me acuerdo de lo que escribí hace tiempo en VIVIR CONSCIENTES. Nos damos cuenta de las locuras que hacemos? Nos damos cuenta que lo único que logramos con esos momentos de locura, es perder de vista nuestra propia vida, la vida que vivimos con quienes amamos? Tenemos que sufrir una pérdida de un ser querido o algo así para que nos demos cuenta que NADA MAS ES IMPORTANTE!!!!

Me lo propongo a diario y te lo quiero proponer, cómo lo que dice Stephen Covey en PONER PRIMERO LO PRIMERO, tenemos que partir de un nuevo paradigma! Y es ahí donde vemos lo importante,

  • Dedicar tiempo a nuestra familia,
  • pasear con tus hijos,
  • ir al gimnasio,
  • viajar,
  • no hacer nada (que esto en la sociedad que vivimos es muy difícil) y
  • después completar con las piedras chiquitas, todo lo que adorna, las “otras cosas”, las que decoran “la obra maestra” de nuestra vida.

¿QUERREMOS HACERLO? ¿TE ANIMAS?

Sobre las parejas y el Matrimonio.

Desde hace tiempo, por distintas cosas, con mi mujer venimos hablando sobre separaciones, divorcios, infidelidades y todo lo vinculado a las peleas de pareja. Pareciera que a medida que uno va creciendo, esto que veíamos de lejos, empieza a acercarse y rodearnos rodeándonos de gente que vive estos temas.

El motivo de este post no esta relacionado con un tema puntual que conozca, pero si reflexionar sobre esos motivos que pueden llegar a ser los culpables de que se produzcan estos hechos, y en general creo, somos nosotros mismos quienes “inconscientemente” los provocamos.

Lo que escuchamos siempre son cosas como, “uh! no sabes, él se fue con otra… pobre fulana!” ó,  “se mataban todo el día, parecían perro y gato!” ó, “ella no lo aguantó más! se fue….”, ó “la plata los separó”, ó “puso el trabajo antes que a su pareja”, y miles de asuntos más.

Lo primero que veo, es que estas parejas ven lo que les sucede, una vez que pasó. Es como que el proceso lo viven como una ceguera permanente, o una “inconsciencia consciente” (parece contradicción, pero es no querer ver lo que tenemos delante). Es como soltar una pelota en el agua, y aunque vemos que de a poco se aleja, no hacemos nada por retenerla, y cuando nos damos cuenta que realmente la queremos, ya está muy lejos.

Hoy día hay muchas parejas jóvenes que no duran nada juntos, y creo que muchas de esas rupturas parten de haber invertido el orden natural de las cosas. Muchos de ellos confunden buen sexo con enamoramiento. Se pelean, sexo. Se levantan mal, sexo. No les gustó el café, sexo. Éste ejemplo es ridículo y exagerado, pero el conocimiento del uno por el otro, el escucharse, el crecer juntos, el desprenderse de cosas que me gustan por el amor que le tengo a la otra persona, nunca fue la prioridad y el basamento para construir algo nunca estuvo.

No soy ni cerca profesional de esto, aunque mi vida entera la viví enamorado. De cualquier cosa, pero enamorado.

Cuando una relación se inicia, siempre vivimos ese “deslumbramiento” por el otro o la otra. Luego de ese deslumbramiento llega el enamoramiento y luego, “LA ELECCION”.

A pesar que yo creo que éste es el orden natural correcto, siento que lo más importante, lo que define a una pareja, es “LA ELECCION”.

Y porque la elección? Porque en nuestro corazón, en ese momento que sabemos está ahí, es cuando definimos como queremos que sea nuestra vida juntos. De una u otra forma, nos planteamos un objetivo y delineamos un camino a transitar para llegar con éxito.

Claramente, ese camino que “dibujamos” como algo soñado, muchas veces dista de serlo, porque la vida misma conspira contra el amor, conspira contra esos sueños.

Yo soy de esos tipos que creen en el amor,  y que luchan día a día por el amor. Soy un convencido que AMAR significa sacrificar mucho, resignar mucho, dar mucho y siempre, pero siempre, no esperar nada a cambio.

Dios a mi me regaló esta bendición (a mi mujer y el Matrimonio), y aunque muchas veces discutimos y disentimos en cosas, los dos sabemos que “LA ELECCIÓN” que hicimos y hacemos, es la que nos hace felices. Ver a nuestras tres hijas, hace no solo que me sepa padre, sino que me permite ver el verdadero fruto de nuestro amor. No debemos confundir las cosas, yo me casé con mi mujer y no con mis hijas y a quien le debo fidelidad y sacrificio es a ella.

Cuando menciono lo del sacrificio, lo que dejamos por el otro, es una de las cosas que a veces los recién separados se aferran como para tener una razón o justificativo de esa decisión.

Hablando sobre estos temas con Juan Pedro (muy amigo mío y además  sacerdote), él me decía de la importancia de la individualidad de las dos  personas que forman la pareja. Ambos somos personas individuales, cada  uno con sus propios intereses. Los dos libremente, elegimos vivir juntos  (como matrimonio) y como fruto, tener hijos. Él puntualizó sobre lo  importante que es, aunque no lo veamos ahora, que cada uno pueda hacer  algo “egoísta” que me haga crecer a mi como persona. Esto me hará crecer y  me fortalecerá para continuar construyendo mi vida de pareja. Si los dos lo  hacemos, se convierte en un coctail imbatible. Y ese matrimonio, Fuerte,  Sólido, Alegre, Desprendido, Generoso, hará que todo ese camino, más allá  de las dificultades, sea un camino de alegría.

Cómo resumen de esta catarata de ideas que se me cayeron, quiero hacer  unas sugerencias que las pienso para mi diariamente. Enamorate todos los  días de tu pareja, Sorprendéla con regalos, Escuchála, dale muchos besos,  mimála. Todo lo que hagamos y todo lo que más nos cueste, sin duda va a  volver con intereses.  Siempre lo que más nos cuesta, es lo que más nos  premia a la larga.

Hasta la próxima.

3 DE MAYO

Algo de lo que siempre voy a estar un poco arrepentido, es no haber terminado la carrera que comencé estudiando. No es que eso me haya dificultado desempeñarme en el ámbito laboral (por suerte), porque gracias a Dios no tuve mayores problemas con eso.

En cuanto a mi actitud frente a los desafíos, siempre los sentí como  una carrera de 100 metros… mucha potencia, empuje y foco…

Pero siempre tenía un problema, cuando pasaba esa distancia las fuerzas y el interés caían abruptamente y terminaban (los proyectos) sin pena ni gloria en el más absoluto olvido.

La verdad que esto no fue exclusivo del estudio, también me ha pasado en muchos aspectos vinculados al cuidado en la alimentación, el deporte, etc…

Cuando en julio de 2001 conocí a Maqui (hoy mi mujer), madre de mis tres increíbles hijas, un temor me vino a la mente, y fue cómo hacer para no caerme en el “proyecto” de construir una relación, una familia..

El próximo 3 de mayo es nuestro aniversario por los primeros 7 años de matrimonio. 7 años que si algo han tenido de monótonos, fue justamente lo nada monótonos que fueron. No hubiese podido siquiera imaginarme lo variado que podía ser….

En estos 7 años pasaron muchas cosas que cuando las repaso me emocionan… 7 años parecen poco y pueden ser una vida, o tres.

Esas tres vidas son Delfina, Clara e Inés, regalos que aunque los soñaba, nunca los podía imaginar así. Verlas dormidas y saber que son mías, que son fruto de un inmenso amor, es un verdadero milagro.

Asombrarme todos los días por la mujer que tengo, y darme cuenta que cada día conocemos algo nuevo es mágico.

Entender que Dar y Recibir es una constante que hay que asumir con humildad.

Cuando ni siquiera estábamos pensando en casarnos, una amiga nos dijo: “por la plata no se casan?, una vez que pongan la fecha las cosas se dan solas!” y tuvo toda la razón del mundo. Es más, tardamos menos de 10 días en tener reservada la iglesia.

Se que la vida no siempre es color de rosas, siempre estamos expuestos a vivir experiencias que no queremos y que no elegimos y tratamos de prepararnos para que en esos momentos de crisis, de debilidad, de tristezas Dios nos mantenga fuertes, unidos y luchando por lo que queremos, nuestra familia y nuestro amor.

Este 3 de mayo cumple 7 años de casado y me siento la persona más feliz del mundo.