TENER CONFIANZA.

“La confianza es una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de un otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquietarse del no-control del otro y del tiempo”. LAURENCE CORNU – La confianza en las relaciones pedagógicas.

Hace unos días, me confiaron un trabajo que debía ser realizado en 24 hs hábiles, e incluía la contratación y coordinación de varios proveedores. Con la misma confianza que ellos depositaron en mí, hablé con mis proveedores.  Por suerte el trabajo íntegro salió tal cual lo proyectamos.

Este trabajo implicaba la construcción de un stand, selección y capacitación de promotoras, uniformes, telefonos celulares, instalar identificaciones para cerca de 250 comercios en Pilar, Martinez y Moreno. Todo en 24hs hábiles. Más allá de haberlo podido realizar, caí en cuenta que en este tipo de pedidos, uno no se concentra en el negocio que gana, sino en el compromiso que se asume y la intensidad con que lo encaramos.

Lo que me hizo pensar esto, es cómo más allá de ser un trabajo, uno construye una red de confianza para arriba y para abajo, del que todos dependemos. Esa red, tiene una característica de opuestos muy obvia. Es por igual rígida y frágil.

Siempre que interactuamos con otros, sea cualquiera el nivel de interacción, implica poder confiar o que confíen. También comprobé que si llevamos los momentos de presión y tensión con el nivel de adrenalina adecuada y mucha alegría, el resultado es aún más gratificante.

Lamentablemente nos encontramos casi a diario, que gente que rompe con estas “redes de confianza”, redes capaces de sostener cualquier cosa. Esto a los líderes y a los que están por debajo, lo obliga a ser muy cuidadosos al momento de seleccionar las personas. Y como piezas de algo mayor, todos somos necesarios, indispensables, imprescindibles.

Esto me hizo replantearme todas las cosas que hago, como cada vez que acepto un pedido, me ofrezco para algo, propongo algo, todo, pero absolutamente todo implica un grado de responsabilidad y de confianza que nos haría pensar más de una vez las cosas antes de hacerlas.

Soy de los que peco por decir que si mucho, por querer ayudar a todos, por ofrecerme para todo.. pero eso también es parte de mi esencia y de mi alegría diaria. Creo que si no lo hiciese, sería un tipo triste.

Lo que quiero decir con esto, es que tenemos que tener la certeza y alegría que debemos confiar en los demás (aunque a veces cueste) y tenemos que sentirnos honrados porque confíen en nosotros.

Te mando un saludo y espero que esto te guste o te haya servido de algo. Que tengas una buena semana!