MOVERNOS DE NUESTRO EJE.

Trabajar 6 días por semana, 12 horas por día. Ver a tus hijos dormidos por la noche, contar con solo el domingo para disfrutarlos y descansar. No poder ocuparte de tu salud, de tu alimentación, de tu cuidado personal… tanto sacrificio, e igual los ingresos no alcanzan. Y aunque alcancen, justifica todo lo que nos perdemos?

Leo esto y me da vértigo, pienso: “pobre tipo” y entonces me hago otra pregunta ¿por qué llegar a esto?

Cuanta gente conocés que tiene este ritmo de vida? De qué sirve tanto sacrificio si justamente pierde todo lo que está buscando?…

En la búsqueda de mejorar su calidad de vida, la gente busca un cambio de trabajo que permita eso. Yo,  por calidad de vida entiendo mejorar el tiempo con mi mujer y mis hijas, poder dedicarle tiempo a mi salud (gimnasio, alimentación, salud en general), a mi desarrollo espiritual, etc…

Entonces: OK, logramos dar el paso y cambiar, pero cambiar a que?, porque para lograr eso destinamos más tiempo, más esfuerzo…. Entonces me vuelvo a preguntar: ¿para qué? Para no ver crecer a tus hijas? Para no poder compartir con ellas sus tiempos? Sus cosas importantes? Sus reuniones en el colegio? Para no poder comer con ellas? Para quedarte dormido cada vez que querés conversar con tu mujer? Para no poder ir al gimnasio? No poder almorzar con un amigo?

Sumale a todo esto la inseguridad (ya habitual) de mantener un trabajo –cualquier trabajo- en esta Argentina tan poco segura, tan irrespetuosa con las instituciones, tan concentrada en su propia billetera. Cómo proyectás? Cómo avanzas?

Siempre, indudablemente, cuando buscamos un trabajo, partimos de un deseo o ilusión de una vida mejor. Un ideal de cambio que nos permita trabajar las horas justas, los días justos, con el nervio justo y que nos permita hacer deporte, compartir con tu familia, poder tener un fin de semana, un paseo o lo que sea.

Conozco mucha gente que vive por la plata, y no importa lo que sacrifique, no importa lo que pierde, lo que importa es que su cuenta bancaria crezca. Lo más triste, es que cuando hablan cuentan una historia que difiere de 0 a 100 de su realidad. Triste, muy triste.

Hoy en día, la vida de la gran ciudad (y n o tengo dudas que se repite en cualquier gran ciudad del país y del mundo) te come el cerebro. Te atormenta con su ruido, con su agresividad, con su violación permanente a tu alma.

Educar hijos en ese contexto se convierte en una tarea gigante, simplemente porque no tenemos el valor de cambiar. No tenemos el valor de movernos de nuestro eje y subirnos a uno (que no conocemos) donde el tiempo dure lo que debe durar, donde la gente hable y otros escuchen, donde podamos pensar y ocuparnos de las cosas importantes. Donde el trabajo sea el medio para lograr nuestros objetivos y no el fin.

Cuantas veces pensamos en esto? Lo pensamos?… a mí me da miedo tan solo pensarlo, porque me obliga a actuar, me obliga a cambiar!!!

Creo también que como sociedad somos realmente temerosos, sumisos… nos bancamos cualquier cosa y todo está bien.. Todo nos da lo mismo, nada nos conmueve y nada nos completa… // Los golpes de conciencia llegan muchas veces de la mano de perdidas grandes, un padre, tío, hermano, amigo… y ahí es cuando nos replanteamos todo, absolutamente todo…. pero a la mañana siguiente, el somnífero de nuestra vida nos hace efecto otra vez y todo vuelve a la normalidad.

Hoy leía la entrevista a Martiniano Molina, ex chef mediático y su cambio violento de vida… decidió no transar con el sistema y fundamentalmente decidió ser feliz.

Cómo supongo que querés ser feliz igual que yo… QUE ESTAS HACIENDO PARA QUE ASI SEA? Lo único constante es el cambio, así que tratemos de no esquivarlo.

Buena semana,

Ezequiel

ESCRIBIENDO MI FUTURO.

Cuantas veces me pregunto sobre mi fututo!!

Sobre mi futuro inmediato, a mediano, o largo plazo.

Cada vez que hacemos o decimos algo, estamos escribiendo nuestro propio futuro y de eso se trata este post.

El mar, inmenso e interminable…

Nos sentamos a la orilla a mirarlo (a ese único, grandioso y mismo mar) y ese ir y venir de las olas siempre es distinto. Vuelve de una manera y segundos después vuelve distinto y sin embargo nunca dejó de ser Mar.

Nosotros nunca dejamos de ser nosotros mismos, a pesar de los cambios, a pesar de nuestras decisiones. La gente nos puede cuestionar, nos puede juzgar, pero si estamos tranquilos de que hacemos en lo inmediato, sin duda el futuro nos lo va a recompensar.

Pasan muchos años, para algunos veinte, para otros ochenta, para mi cuarenta, en que me doy cuenta que todo lo que hice siempre fue para los demás, y que ser egoísta, desde el buen sentido del egoísmo, es una necesidad que tenemos y nos debemos si no queremos morir arrepentidos por lo que dejamos de hacer.

Empezar a pensar en uno mismo, significa poner nuestras necesidades por encima de la de los demás y eso traerá muchos ruidos y dolores. Dolores porque gente que siempre espera que seas de una manera, no va a conformarse con tu no.

Decir no es doloroso para quien no está acostumbrado, pero mas doloroso es darse cuenta que cada Si a alguien, fue un no que te dijiste a vos mismo.

Como padre, cuando hablo de egoísmo o de pensar primero en mi, no es estrictamente así, porque pensar en mi es pensar en Maqui y las chicas. Y son ellas las que están por encima de todo el resto. Parecerá una obviedad, pero no es así.

Me guste o no, me he encontrado en infinidad de situaciones en que elegí por otros antes que por mí y aunque me cueste aprenderlo, llegó mi momento, el momento en que la única prioridad va a estar en casa (en mi y en mi familia). Porque como dice el dicho, “La Caridad empieza por casa”, que aunque lo repitamos y lo sepamos de memoria, nunca lo practicamos.

Ésta año sabía que vendría con cambios, lo intuía y lo esperaba. Pensarán que estaba obsesionado con mi 40 años. No fue así, pero sin embargo coincidió con éstas búsquedas.

Los últimos años puse mucho esfuerzo en mi trabajo, en tratar de crecer fruto de mi esfuerzo y de mi inteligencia. Tengo claro que soy esforzado para trabajar y que dentro del ámbito que me manejo, el comercial y el marketing, y el de las relaciones, entiendo que me manejo muy bien. Sin embargo, del otro lado hay personas. Personas que no tienen ni tu urgencia ni tus necesidades.

Un amigo me dijo un día, cómo para alentarme “Hay que pensar distinto, para que luego todos piensen igual!”. Y obvio que me lo dejó picando y lo pensé mucho. Sí, hay que pensar distinto, y no tengo dudas que a la gente común lo distinto le da miedo. Me tranquilizó mucho y me ayudó a seguir tomando decisiones.

Dentro de esas decisiones que tomé, está la más actual, la más difícil.

Decidí dejar de lado mis años en marketing, en publicidad. Mi años escribiendo propuestas super prometedoras, mi años de trabajar en lo “virtual” para poder sumarme a un trabajo “real?”, a un proyecto que me permite crecer económicamente y que se alinea perfectamente al proyecto de vida que tenemos con mi familia.

Ya no me importan los cargos, tampoco los aplausos falsos de otros, los “que buena idea” o “con esta la pegás”. Lo que me importa es MI futuro. Y cueste lo que me cueste, las decisiones están tomadas.

Mi última experiencia de trabajo me enseño muchísimo.

Pero la enseñanza fue por oposición. Conocí una persona que me mostró con una claridad estremecedora lo que no quiero de mi vida. Una persona que se auto engañaba hablando de valores y moral, cuando lo único que lo movía era el dinero. Una persona que no creía en nadie más que en él. Un tipo muy astuto que caía siempre parado. Un tipo inestable, que tan solo pensar en él me ponía nervioso. Tanto fue así, que decidí dar ese paso al costado.

En estos primeros meses del año, me encontré con el opuesto. Gente que trabaja, gente alegre, gente responsable, gente con valores. Ésta gente me ayudo a volver a creer y volver a querer.

Hoy estoy empezando un nuevo camino, pero con la seguridad que este camino es largo y que tiene mucho futuro y que el éxito depende de mi. No tengo dudas que voy a volver a inventarme y que ahora, con más años, con más experiencia, los resultados serán otros.

Ya veremos.

365:: ARGENTINA

Hay veces que queriendo hablar de Argentina, de mi país, me quedo sin palabras. Me encantaría que ese quedar sin palabras fuera resultado de una gran emoción, pero no.

A mis recién estrenados 40 años, no tengo claro que me pasa con mi país. Tengo un sentimiento sin duda, pero no tengo claro cuál es. Por momentos creo que es alguien que conocí y ame con locura, y otras como ahora, que me enfrento con un desconocido y manipulador inescrupuloso al que me da miedo tan solo mirarlo.

Vivo con miedo, ya no lo conozco y eso me asusta.

Trabajo con pasión y alegría, porque tengo la bendición de poder vivir de lo que me gusta. Pero compruebo que ser honesto, tener ética y moral, es una gran marca para quien quiere crecer. Vivo en un país de (unas pocas) manzanas podridas que enferman al resto, nos aplastan y nos entristecen. Son como un manto gris en el cielo que no deja pasar el sol. Vivo en un país donde quiero crecer fruto del esfuerzo y el trabajo y eso (parece) está mal visto.

Hay que ser zorro para sobrevivir acá!
-No tiene sentido ahorrar lo que no se tiene para comprar tierra, porque en este país se puede usurpar.
-No tiene sentido trabajar, porque en este país premia a los vagos y si son varios en la familia que cobren esos planes mejor.
-Pelear por un crédito es una locura, porque los bancos te estafan en la cara y hasta te quieren convencer que hacen caridad.

Pero quejarse no sirve de nada, no me sirve a mi, no le sirve a quién lo escucha, NO LE SIRVE A NADIE! Lo único que sirve es seguir apostando por éste país que es nuestro, que es nuestra casa. Lo único que sirve es inculcarle amor a nuestros hijos por Nuestra Argentina.

Por esto, a pesar de todo, seguimos intentando volver a enamorarnos, seguimos educando para mejorar el país, seguimos creyendo en nuestro país.

Yo tuve la posibilidad de estar en Expoagro, y tuve la sensación de volver a la Argentina que conocía, de la que alguna vez escuché! La Argentina trabajadora, la Argentina del campo, La alegría de su gente, su impulso hacia el futuro!

Vivir con miles y miles de personas esa experiencia, te hace saber que hay quienes creen todavía, quienes siguen apostando, quienes la siguen amando!. Me hizo soñar, me hizo animar, me hace animarme.

Me hace pensar que podemos Creer!

Saludos,

E

10_01_11 – LUNES

Todo lunes en la gran Ciudad de Buenos Aires, comienza con mucha velocidad y como una carrera por terminar lo que nuestras mentes un poco alteradas, piensan y recuerdan durante el fin de semana de “descanso”.

Esas corridas de lunes, automáticamente me llevan a la imagen del Subterráneo y todo lo que trae aparejado, corridas, empujones, transpiración, suciedad, trabajo, música en vivo en los vagones, vendedores ambulantes, etc… Después de un par de semanas de ir a trabajar en auto, hoy arrancaba por la mañana en el microcentro, y me tuve que rendir a la velocidad del subte.

Por eso les dejo esta foto sacada hoy. Buena Semana!

07_01_11 – BUEN TRABAJO!

Está claro que el trabajo implica esfuerzo, responsabilidad, metas, objetivos, trabajo en equipo y muchas otras cosas que diariamente tenemos en nuestro TO DO  LIST.  Si somos emprendedores, todas estas cosas se multiplican, porque nuestro día de trabajo… o mejor dicho nuestra cabeza, trabaja las 24 hs. A medida que llega el viernes, el cansancio se va apoderando de nosotros y cada vez pensamos menos….

Hoy quise hacer algo distinto y me tome la tarde para trabajar en un entorno diferente, totalmente anormal para un día habitual de los mios. Pensaba que este entorno me facilitaría el trabajo, pero no…. la vista se pierde en el agua y mi cabeza vuela también por ahí.

Sí, descanse y pude pensar más tranquilo. La verdad que está bueno! Creo que hay que tomarse estos recreos cada tanto para ordenar las ideas al menos!

Buen Fin de Semana!

TIENES UN E-MAIL!

Cualquiera que lea el titulo de este post, estará pensando en la película que en 1998 interpretaron Tom Hanks y Meg Ryan, donde él, como dueño / magnate de una gran cadena de librerías, instalaría una nueva tienda frente a una muy pequeña atendída por ella con tanta pasión y esmero; y que en paralelo mantenían una relación via e-mail. Sin embargo, CON ESTE TITULO QUIERO LLEGAR A OTRO LUGAR.

El correo electronico, hoy en el 2010, está bastante devaluado, aplastado por la fiebre de las Redes Sociales. La gente acostumbra a usarlo, pero con un nivel de impersonalidad muy marcado. Sin embargo, yo creo que es un medio de comunicación que EL USARLO IMPLICA SER MUY RESPONSABLE.

En mis años trabajando en el negocio del marketing y la publicidad, tuve oportunidad de vivir y experimentar los dos lados del escritorio, como empleado y como proveedor de grandes marcas. Daniel, Ingeniero y director de marketing de una empresa con quién yo trabajaba, insistía permanentemente que respondamos todos los correos electrónicos, que nunca debía quedar uno sin responder. Esa era una manera que él cultivaba y practicaba, e inculcaba a su equipo. (Conmigo le fue bien)

Cuantas veces te paso que por no responder NO a tiempo, tuviste (sentiste) la obligación de aceptar algo que no querías o que no agregaba valor para tu marca?…. QUE FEO SE SIENTE!!!

En una ocasión, recibí un correo con una propuesta para la marca que manejaba y cómo no lo veía viable, le agradecí a vuelta de correo electrónico y le dije que no podíamos acompañarlo con ese proyecto. Algo muy natural, simple y fácil de hacer…. Aunque a muchos no les sale decir que no, por el simple hecho de enfrentarse con esa situación conflictiva.

Hoy, la persona que me envió aquella propuesta, es un amigo (aclaro que no lo conocía) a quién respeto y que me respeta mucho. En repetidas ocasiones  me aclara que ESE NO QUE LE RESPONDI, le hizo sentir que yo era una persona que reconocía, respetaba y valoraba el trabajo de los otros -es muy lindo que piense así alguien de vos-. Esa simple aclaración, es reconocimiento que tuvo para conmigo, me hizo pensar muchísimo en los tantos correos que recibo y que envío diariamente.

  • Alguna vez pensaste que detrás de ese correo hubo una persona que penso, trabajo, escribió y lo envió ?

  • Pensaste el tiempo que le dedicó?

  • Pensaste la expectativa que puso en él?

  • Cuantas veces enviás propuestas a terceros y ni te responden.. Vos hiciste lo mismo alguna vez?

  • No te encantaría que te respondan al menos que no? Con eso indicarían que lo leyeron, pensaron si servía o no y te respondieron!!!

Eso SIGNIFICA RESPETO, eso es lo que se merece cada persona que te escribe, eso es lo que te merecés vos por el tiempo que le dedicás a tus proyectos.

Espero que esto te sirva de algo. Sé que implica más tiempo, más concentración, más trabajo, pero también sé que te permitirá sentirte (vivir) más liviano, sin tanto pendiente.

Probálo, Practicá…. después contáme. 😉

TENER CONFIANZA.

“La confianza es una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de un otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquietarse del no-control del otro y del tiempo”. LAURENCE CORNU – La confianza en las relaciones pedagógicas.

Hace unos días, me confiaron un trabajo que debía ser realizado en 24 hs hábiles, e incluía la contratación y coordinación de varios proveedores. Con la misma confianza que ellos depositaron en mí, hablé con mis proveedores.  Por suerte el trabajo íntegro salió tal cual lo proyectamos.

Este trabajo implicaba la construcción de un stand, selección y capacitación de promotoras, uniformes, telefonos celulares, instalar identificaciones para cerca de 250 comercios en Pilar, Martinez y Moreno. Todo en 24hs hábiles. Más allá de haberlo podido realizar, caí en cuenta que en este tipo de pedidos, uno no se concentra en el negocio que gana, sino en el compromiso que se asume y la intensidad con que lo encaramos.

Lo que me hizo pensar esto, es cómo más allá de ser un trabajo, uno construye una red de confianza para arriba y para abajo, del que todos dependemos. Esa red, tiene una característica de opuestos muy obvia. Es por igual rígida y frágil.

Siempre que interactuamos con otros, sea cualquiera el nivel de interacción, implica poder confiar o que confíen. También comprobé que si llevamos los momentos de presión y tensión con el nivel de adrenalina adecuada y mucha alegría, el resultado es aún más gratificante.

Lamentablemente nos encontramos casi a diario, que gente que rompe con estas “redes de confianza”, redes capaces de sostener cualquier cosa. Esto a los líderes y a los que están por debajo, lo obliga a ser muy cuidadosos al momento de seleccionar las personas. Y como piezas de algo mayor, todos somos necesarios, indispensables, imprescindibles.

Esto me hizo replantearme todas las cosas que hago, como cada vez que acepto un pedido, me ofrezco para algo, propongo algo, todo, pero absolutamente todo implica un grado de responsabilidad y de confianza que nos haría pensar más de una vez las cosas antes de hacerlas.

Soy de los que peco por decir que si mucho, por querer ayudar a todos, por ofrecerme para todo.. pero eso también es parte de mi esencia y de mi alegría diaria. Creo que si no lo hiciese, sería un tipo triste.

Lo que quiero decir con esto, es que tenemos que tener la certeza y alegría que debemos confiar en los demás (aunque a veces cueste) y tenemos que sentirnos honrados porque confíen en nosotros.

Te mando un saludo y espero que esto te guste o te haya servido de algo. Que tengas una buena semana!